La industria turística mundial tenía unas perspectivas halagüeñas para el año 2020, continuando con un aumento histórico de la industria en los últimos tiempos.

Sin embargo, a principios de año, se hizo evidente que COVID-19 había puesto el mundo patas arriba y el turismo global efectivamente se detuvo.

Según los datos presentados por Stockapps.com, los ingresos proyectados del turismo para 2020 se han reducido drásticamente en casi 316.000 millones de dólares como consecuencia directa de la pandemia, lo que supone una disminución significativa del 41 por ciento.

La movilidad mundial es uno de los principales impulsores de la pandemia y se considera la razón de la rápida propagación del virus en todo el mundo. Por ello, la primera medida que muchos gobiernos adoptaron fue cerrar sus fronteras a los viajeros en un esfuerzo por detener la propagación del virus.

La grave situación sanitaria requería medidas drásticas en muchos países, pero esas mismas medidas también tenían enormes repercusiones económicas, en particular para la industria del turismo.

El turismo de Europa, Asia y Norteamérica es el más afectado entre las diferentes regiones. El pronóstico de Europa se redujo drásticamente en casi 95.000 millones de dólares, lo que representa una disminución del 41,4%, mientras que el pronóstico de Asia se redujo en un 33,4%, totalizando más de 85.000 millones de dólares.


O recibe nuestro boletín en un mensaje diario de WhatsApp. Añade a tus contactos el número +34646572336 y envía un whatsapp con la palabra ALTA.

También puedes escuchar nuestro podcast diario en SoundCloud, IVOOX, Spotify, Apple Podcasts y Google Podcasts.

Smart Travel News utiliza el banco de imágenes de Freepik.