Publicado el 16 de febrero de 2022

Servicios de 1.000 hoteles completamente digitalizados. 6 millones de turistas en la nueva normalidad del sector. 1,5 millones de transacciones a través del móvil en 2021.

Y una cifra estimada de 250 toneladas de papel ahorradas. Entre sus clientes, pequeños hoteles independientes y grandes cadenas españolas como Meliá, RIU, NH o Barceló. Y americanas como AMR Collection y Viva Wyndham. Son las cifras de la compañía española STAY

«En cuestión de días, y con precios asequibles para grandes y pequeños establecimientos, consigue que un hotel digitalice todos sus servicios. Desde un resort mexicano con media docena de restaurantes, playa privada y sala de fiestas… Hasta un hotel boutique de un rincón remoto de la Península», explica la compañía en un comunicado.

Según la propia firma, «en los últimos tiempos hemos adoptado nuestros dispositivos móviles para realizar interacciones cuando nos comunicamos o consumimos. Así, STAY ayuda a los hoteles con un sistema de guest experience completo. Facilitando a sus huéspedes una app completa e intuitiva con la que puede gestionar sus necesidades durante la estancia de forma sencilla y cómoda»

El huésped puede pedir comida en la habitación desde su móvil. De forma personalizada, por ejemplo, con ingredientes aptos para celíacos. O consultar un mapa interactivo del hotel o de la ciudad en que se ubica. Pedir toallas nuevas o que no interrumpa su sueño el servicio de limpieza de habitaciones con un sencillo click desde tu dispositivo. Así como reservar mesa en un restaurante del resort, solicitar un bote de champú, un masaje, y, próximamente, realizar el check out. O incluso utilizar sus smartphones como llave para la habitación.

Recibe nuestro boletín en un mensaje diario de WhatsApp. Añade a tus contactos el número +34646572336 y envía un whatsapp con la palabra ALTA.

También puedes escuchar nuestro podcast diario en SoundCloud, IVOOX, Spotify, Apple Podcasts y Google Podcasts.

Smart Travel News utiliza el banco de imágenes de Freepik.