Considerando el inmenso potencial de la venta de viajes a través del móvil, las marcas de aerolíneas y hoteles, junto con los agregadores de viajes online (OTAs) están ofreciendo cada vez más opciones y comodidades de viaje a los consumidores.

Para mejorar las experiencias de viaje, las marcas están aprovechando las tecnologías digitales como las aplicaciones móviles, el análisis digital, la realidad virtual y las plataformas de redes sociales para mantener el contacto con los viajeros antes, durante y después de sus viajes.

Una encuesta global realizada por Facebook y KPMG ha tratado de localizar los principales puntos de fricción en la venta móvil de viajes.

Con el creciente interés en la búsqueda móvil de viajes y el crecimiento de un perfil de usuario cada vez más conocedor de la tecnología digital, es imprescindible que las marcas ofrezcan una experiencia sin fisuras.

Para ello, deben invertir en comprender a los consumidores, sus expectativas y gustos, e identificar lo que podría llevarlos a la competencia si no se hacen bien las cosas.

El informe de Facebook quiere entender las razones que conducen a la deserción en el camino hacia la compra de billetes de avión y reservas de hotel, lo que se conoce como «fricción», que puede llevar a una pérdida potencial de ingresos para las marcas.

La reducción del tiempo de atención y el aumento de la conectividad convierten en un verdadero reto para las empresas tratar de captar al usuario y llevarlo hasta el final del embudo de conversión sin dejar el dispositivo móvil.

Los usuarios esperan servicios sin fisuras con un mínimo esfuerzo y con sólo pulsar un botón, y cualquier desviación de sus expectativas puede hacer que abandonen la compra.

Se espera que casi el 90 por ciento de las reservas de hotel en 2022 estén influenciadas por el móvil, mientras que casi la mitad de las reservas de hotel en 2022 estarían influenciadas por Facebook.

El informe también prevé que este crecimiento sea impulsado en el contexto del aumento del número de viajeros de clase media en países emergentes como la India, así como el aumento de las reservas en las OTAs a través de teléfonos móviles entre 2017 y 2022.