Airbnb quiere dar a los propietarios de viviendas que potencian su servicio la oportunidad de ser dueños de una parte de su negocio.

Es por eso que, como informa Axios, la compañía valorada en 31.000 millones de dólares, ha escrito a la SEC –Securities and Exchange Commission– para preguntarle si es posible revisar la regulación sobre la propiedad de la compañía.

Más específicamente, Airbnb está buscando un cambio en la Regla 701 de la SEC, que rige la propiedad del capital de las empresas, para permitir un nuevo tipo de accionista para trabajadores que participan en empresas de la ‘economía colaborativa’ .

En un movimiento similar, Uber se ha reunido también con la SEC para proponer una autorización del mismo tipo.

«Como un mercado de economía compartida, Airbnb tiene éxito cuando sus anfitriones tienen éxito», afirma la compañía en su argumentario. «Creemos que permitir que las empresas privadas otorguen a los anfitriones una participación en el capital de la empresa permitiría alinear aún más los incentivos entre dichas empresas y los participantes de la economía colaborativa en beneficio de ambas».

Aunque no está claro cómo podría funcionar la equidad de ganancias para un anfitrión de Airbnb –o para un conductor de Uber o Lyft, dado el caso– se requeriría una enmienda muy significativa de la actual reglamentación.

Información original en TechCrunch