Publicado el 03 de abril de 2019

No se puede acusar a Ryanair de falta de ambición. Pero la última idea de la aerolínea con sede en Dublín la llevará más allá del Mar Negro, los Balcanes o las ciudades del Báltico. La llevará a ella y a sus pasajeros al borde del espacio.

Durante el fin de semana, Ryanair filtró a diversos medios, entre ellos The Telegraph, sus planes para unirse a Virgin Galactic y SpaceX en la carrera para llevar a los turistas más allá de los límites de la gravedad de la Tierra.

En su comunicado, la compañía anunció la creación de un fondo de desarrollo que le permitirá luchar contra empresarios como Richard Branson y Elon Musk por un trozo de lo que describe como «la próxima gran oportunidad para viajar».

«El turismo espacial es la estrategia obvia de diversificación de negocios para una aerolínea que quiere prosperar en el cada vez más competitivo mercado de los viajes en el siglo XXI», comienza la declaración del nuevo director de Desarrollo Espacial de la compañía, Eprila Murkha. «Dentro de veinte años, los turistas no se conformarán con una semana en España, ni con quince días en la playa de Turquía. Estarán mirando más allá, quizás a Marte, pero ciertamente hasta la luna y los límites exteriores de la estratósfera. Ryanair se ve a sí misma como parte de esta importante conversación. El nuevo futuro de esta aerolínea comienza aquí.»

Presumiblemente, Ryanair seguirá el ejemplo de Virgin Galactic y tratará de construir su propia nave espacial. La compañía ha firmado un acuerdo de colaboración con la empresa alemana pionera en tecnología espacial Scherz Täuschen y «comenzará a trabajar en diseños viables» antes de finales de este año.

Consulta el artículo original en The Telegraph


[mc4wp_form id=»22725″]