Publicado el 30 de agosto de 2022

“Winter is coming” es la consigna de la familia Stark en Juego de Tronos, y en el sector de los viajes podría ser así en lo que respecta a las «vacaciones de verano» debido al cambio climático.

Suscríbete gratis a nuestra newsletter
Y ponte al día de las principales noticias en menos de 10 minutos




*No está demostrado que leer Smart Travel News prolongue un 10% tu vida, pero al menos tampoco la reduce

Este año se han batido récords de calor en la mayoría de los principales destinos turísticos europeos de verano, en algunos casos por márgenes bastante significativos, y los expertos en clima predicen que muchos lugares populares entre los turistas pronto serán abrasadores cada verano.

¿Qué significa esto para una industria turística basada en gran medida en los visitantes de la temporada alta de verano? ¿Podría el invierno convertirse en el nuevo verano o empezarán los turistas a visitar nuevos destinos donde el clima sea más soportable? Hablamos con seis expertos para saber más.

Carlos Cendra, director de ventas y marketing de Mabrian

«Si alguien piensa que el aumento del calor es una buena noticia para los destinos de playa tradicionales, debería pensarlo de nuevo. Durante la ola de calor de este verano en Europa hemos visto un claro descenso en los niveles de satisfacción de los visitantes durante las semanas más calurosas».

«El clima es uno de los factores contextuales más importantes para el sector turístico. Cientos de destinos vacacionales del Mediterráneo y el norte de África han basado tradicionalmente su desarrollo turístico en unas condiciones meteorológicas favorables».

«Ahora esto está cambiando, y más rápido de lo que pensamos. Es probable que esto cambie las tendencias de los viajes a nivel mundial en los próximos años, así que será mejor que analicemos sus efectos en las expectativas y preferencias de los viajeros».

Matthew Chapman, CTO de Vibe

«Las agencias de viajes online y otros puntos de venta digitales de viajes deberían considerar la posibilidad de añadir un filtro que permita a los usuarios buscar por temperaturas medias para las fechas que buscan. Del mismo modo, los hoteles, los proveedores de experiencias, e incluso las aerolíneas y los aeropuertos, deberían empezar a considerar la posibilidad de incluir en su contenido información sobre el aire acondicionado, las zonas de sombra, etc., y hacer que ese contenido se pueda buscar y filtrar en el proceso de reserva. Cada vez más gente se interesará por esos detalles en la fase de búsqueda y reserva».

Alex Barros, director de marketing e innovación de Beonprice

«Desde el punto de vista de la gestión de los ingresos de los hoteleros, se trata de un cambio potencialmente enorme, ya que los precios de los viajes de ocio se han definido por el mismo enfoque de temporada alta de verano desde el comienzo del turismo de masas en la década de 1960».

«Habrá que investigar más sobre el impacto de las temperaturas en la demanda de los consumidores. ¿Cuál es la temperatura ideal para la fijación de precios máximos? ¿Se ve afectada por la volatilidad temporal de las temperaturas o sólo por las medias a largo plazo?»

«Todo ello influirá, por supuesto, en la forma en que los hoteleros aborden la construcción y apertura de nuevos establecimientos, no sólo en lo que respecta a la ubicación, sino también a los edificios y zonas comunes con temperatura controlada».

Fabián González, cofundador de Forward_MAD

«Los hoteles y resorts de lujo, y las experiencias de lujo en general, están mejor posicionados para adaptarse a los retos del cambio climático, ya que cuentan con los recursos necesarios para invertir en lo que hace falta -edificios mejor climatizados, traslados con aire acondicionado, etc.- y tienen clientes más exigentes en cuanto a expectativas de sostenibilidad, que están dispuestos a pagar por ello».

«En cambio, los proveedores de turismo de masas, con márgenes reducidos, tienen que pagar esos costes, que suponen la diferencia entre los beneficios y las pérdidas. Además, la tendencia a que los turistas extiendan sus vacaciones a lo largo de todo el año, adaptándose a la «invernada» en lugar de a la «veranada», podría convenir a muchos hoteles boutique y de lujo más pequeños con un número limitado de habitaciones, lo que les permitiría llenarlas en los meses normalmente más tranquilos. Además, los viajeros de alto poder adquisitivo suelen ser más flexibles en cuanto a las fechas de sus vacaciones».

Bruno Martins, director de producto de Shiji Group

«Los hoteles y complejos turísticos de los lugares más calurosos tendrán que replantearse sus zonas de descanso al aire libre, tal vez poniendo fin a las piscinas «exteriores» o, como mínimo, colocando algún tipo de cubierta en la parte superior, y haciéndolas también más acogedoras por la noche, incluyendo servicios de salvamento, o tal vez incluso cobrando en las horas punta».

«También habría que replantearse los centros de spa, posicionándolos más como un lugar para ir a refrescarse, con menos saunas y más baños de hielo. Los campos de golf son una atracción popular para los lugares cálidos y también se verán afectados, en gran medida de hecho, ya que no se puede cubrir todo un campo de golf con pantallas y se necesitará más riego en un momento en que el agua es más escasa». Una vez más, los golpes de salida nocturnos, o al menos a primera hora de la mañana, tendrán una mayor demanda».

«La tecnología va a ser el hilo conductor de todos estos cambios, ya sea a través de aplicaciones que permitan a los huéspedes programar mejor esos preciosos momentos de frescor, un software de precios que maximice los ingresos en función de la temperatura, o pulseras electrónicas que permitan a los huéspedes acceder (o no) a determinados lugares a ciertas horas en función de la demanda. Básicamente, los hoteles ya pueden empezar a optimizar los ingresos de las actividades en función de la hora del día, donde la demanda aumentará y mejorará la gestión de los ingresos de las tarifas».

Janis Dzenis, director de relaciones públicas de WayAway

«Para muchos viajeros estadounidenses que van a Europa, el verano sigue siendo todo sobre la región mediterránea y eso puede tardar en cambiar por mucho calor que haga. Sobre todo, si se tiene en cuenta que para muchos de los estadounidenses que visitan Europa se trata de un viaje único y especial: no se basan en experiencias anteriores, sino en lo que han visto en una película o les ha contado un amigo».

«La realidad tardará en filtrarse. Sin embargo, a corto plazo, todo este reciente clima cálido en todo el mundo está impulsando la conciencia ecológica entre los viajeros. Así que querrán saber qué hacen los destinos y los hoteles para luchar contra esto, y los que no tengan una respuesta convincente irán perdiendo terreno».

Recibe nuestro boletín en un mensaje diario de WhatsApp. Añade a tus contactos el número +34646572336 y envía un whatsapp con la palabra ALTA.

También puedes escuchar nuestro podcast diario en SoundCloud, IVOOX, Spotify, Apple Podcasts y Google Podcasts.

Smart Travel News utiliza el banco de imágenes de Freepik.