Booking.com sigue engañando a sus clientes a pesar de las medidas adoptadas por los organismos reguladores de Reino Unido, según un nuevo informe.

La Autoridad de la Competencia y los Mercados británica dictaminó este año que las webs de reservas de viajes deben revisar la forma en que se clasifican y exhiben las habitaciones, sobre todo en lo que respecta a los mecanismos de presión de venta.

Una investigación por realizada por Which? asegura que Booking.com todavía está proporcionando información manipulada acerca de la popularidad de algunas habitaciones.

Sin embargo, la OTA ha asegurado a la BBC, quien se ha hecho eco de la noticia, que ha «trabajado duro para implementar los compromisos acordados con la CMA.

Which? llevó a cabo comprobaciones al azar en seis de los principales sitios web de reservas de hoteles, a los que se les ordenó realizar cambios a principios de este año, y que tenían hasta septiembre para modificar sus prácticas.

Anteriormente se había comprobado que algunas de estas webs se dedicaban a prácticas que incluían afirmaciones engañosas sobre descuentos, venta bajo presión y precios ocultos.

Según el organismo de vigilancia británico, cinco de cada diez de las afirmaciones de Booking.com del tipo «sólo queda una habitación en nuestro sitio» no ofrecían una imagen precisa de la disponibilidad.

Noticia original publicada en BBC News.

Imagen de portada vía Unsplash