Enric López C., CETT-UB

Desde hace muchos años ya, el sector hotelero es, sin duda, uno de los más fuertes y resistentes que forman el sector turístico en su globalidad.

Un sector que ha pasado por diversas situaciones complejas en su historia y que, con esfuerzo, innovación y especialmente con la unión de sus miembros, las ha superado de forma muy satisfactoria.

Una de estas uniones es el Gremi d’Hotels de Barcelona, principal representante del sector hotelero y del alojamiento turístico de Barcelona, que está formado por hoteles, hoteles-apartamentos, hostales/pensiones, así como por apartamentos turísticos y viviendas de uso turístico en edificios enteros, de la ciudad de Barcelona y su entorno, con ámbito provincial.

Una entidad que trabaja especialmente con el propósito, entre otros, de hacer sostenible la actividad turística en Barcelona.

Para conocer más en profundidad el papel de esta entidad en la realidad del sector turístico en general y en especial en la situación distópica actual de la COVID19, hemos podido entrevistar a Manel Casals, director general del Gremi d’Hotels de Barcelona desde el año 2008, y con una larga trayectoria profesional vinculada a esta institución, desde donde trabaja con especial implicación en el desarrollo económico y crecimiento turístico de la ciudad condal en los ámbitos socioeconómicos y de innovación.

Manel, ¿podrías ampliarnos la información sobre el Gremi d’Hotels de Barcelona y tus responsabilidades?

El Gremi d’Hotels de Barcelona está fuertemente vinculado y relacionado con las principales organizaciones y administraciones de la ciudad y del país, tanto en ámbitos turísticos como en todos aquellos en que su participación pueda aportar positivamente al crecimiento, desarrollo y dinamismo social, económico y de la innovación de su entorno.

En los últimos años ha ganado un peso internacional, participando activamente en la HOTREC y liderando el Global Reformbnb Forum, formado por las principales asociaciones hoteleras de ciudades de todo el mundo, para trabajar de forma conjunta el abordaje y la regulación de los pisos turísticos.

527A3626

Sus esfuerzos van ligados fundamentalmente a su lucha para erradicar los pisos turísticos ilegales y en estar a disposición de la sociedad y las administraciones para colaborar en el momento de afrontar graves situaciones como las que estamos viviendo actualmente con la crisis sanitaria de la COVID19, coordinando los hoteles que, de forma altruista, han cedido sus espacios para llevar a cabo los llamados “Hoteles Salud”, y dando todo tipo de materiales y alimentos.

Una actitud del sector hotelero que no ha estado puntual y que, desgraciadamente, ya habíamos podido demostrar en situaciones muy críticas en el pasado, como fue durante los atentados del 17-A.

A nivel personal he centrado mi actividad profesional, además de lo ya comentado anteriormente, en la correcta regulación del alojamiento ilegal, consiguiendo que Barcelona sea una de las ciudades pioneras en la lucha contra la ilegalidad y siendo promotor del movimiento ReformBnB.

Además, también he impulsado la creación, junto con la Fundación Mobile World Capital, del Innovation Hub Travel Edition, con el fin de convertir Barcelona en la cuna de la innovación turística. Y también estoy ligado al sector del emprendimiento, mentorizando diferentes startups, por ejemplo.

¿Cómo ves la recuperación en tu sector?

Lamentablemente podemos afirmar que el turismo será una de las industrias que quedará más afectada.

Para buena parte de nuestro sector, la temporada de verano ya está perdida. Ahora mismo todos nuestros hoteles están cerrados y debemos tener claro que no contemplamos que la actividad turística se active, como mínimo, hasta el mes de septiembre.

Igualmente, en este escenario, tampoco se espera recuperar la normalidad hasta 12 meses vista desde esta activación.

En cuanto a este nuevo inicio de nuestro sector, hemos de ser conscientes de que cuando abramos lo haremos por un turismo local y de proximidad, español y posiblemente del sur de Francia, con trayectos que pueden ser resueltos con vehículo propio.

Más tarde prevemos que se pueda empezar a activar, poco a poco, aquel turismo que lo hace por necesidad, vinculado a razones laborales o de MICE. En cualquier caso, será muy difícil volver a la normalidad a medio plazo.

javier-bosch-544159-unsplash.jpg

De hecho, debemos tener presente también la situación en la que se encontrarán de aquí 2 o 3 meses los principales países emisores de turismo hacia nuestro destino. Asimismo, dependeremos de las compañías aéreas y de su ritmo de activación de vuelos nacionales y, sobre todo, internacionales, un hecho que estará supeditado a su demanda.

Otro factor muy importante a tener en cuenta será el miedo de la gente a viajar (miedo que no desaparecerá hasta que se encuentre y teste una vacuna) y cómo tendremos que trabajar esta cuestión para revertirlo.

¿Puedes indicarnos algunos puntos clave  para acelerar esta recuperación? 

Para afrontar todas estas cuestiones y otras, tanto o más importantes, derivadas de esta crisis sanitaria, como pueden ser las económicas, fiscales o laborales, nuestra entidad está haciendo un seguimiento exhaustivo de todas las medidas que se han anunciado hasta el momento y, a la vez, está trabajando en la articulación de toda una serie de propuestas en todos estos ámbitos, para hacerlas llegar a las administraciones pertinentes y, de esta forma, conseguir que sean tenidas en consideración y ayuden a nuestro sector a superar con garantías esta situación.

Para nuestro sector las prioridades pasan por:

  • La ampliación de las razones de fuerza mayor aplicables a los ERTE en el sector de alojamiento turístico, más allá de la finalización del estado de alarma.
  • La reducción de los costes en hipotecas y alquileres.
  • La exoneración y moratoria de impuestos y tasas.
  • La aportación de liquidez al sector.

A nivel de tu entidad, ¿qué medidas estáis tomando para acelerar esa recuperación?

Nuestra prioridad fue la concreción de un protocolo sanitario único y homogéneo para todo el sector y, en esta línea, trabajamos con la CEHAT y el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), para ayudar en la elaboración de las guías de especificaciones para la reducción del contagio por el coronavirus SARS-CoV-2 que ha preparado la Secretaría de Estado de Turismo en coordinación con el Ministerio de Sanidad que, a modo de protocolo de seguridad y de sanidad, permitirá a los alojamientos turísticos afrontar con garantías los procedimientos internos en esta fase de reapertura de los establecimientos y, a la vez, permitirá aportar seguridad a los clientes.

Asimismo, creemos que tenemos que aprovechar esta difícil situación que estamos viviendo para incorporar nuevas soluciones tecnológicas en nuestro sector, que nos permitan optimizar nuestro servicio, en aspectos muy diversos como puede ser el registro de viajeros, los cáterings, los check-in, la propia comunicación con el cliente, etcétera.

IMG_0425-1_ok.jpg

Por otro lado, consideramos que es momento de concretar un marco regulador mucho más exigente para las plataformas online que comercializan el alojamiento turístico y aplicar más contundencia administrativa con aquellas que incumplen la ley comercializando oferta de alojamiento turístico ilegal.

En el ámbito de la promoción, habrá que intensificarla para fomentar el turismo de proximidad, adaptar el destino a las necesidades que tendrá a partir de ahora el sector MICE y, hacer un replanteamiento y desarrollo de un gran plan de promoción a nivel global para los próximos 24 meses.

Finalmente, a nivel personal y profesional, una vez hayamos recuperado la “normalidad”, ¿qué cambios principales crees que se habrán producido, tanto a nivel social como empresarial?

La sacudida que nos está ocasionando la actual crisis provoca que estemos en un estado de desconcierto social muy acusado que, muy probablemente, tendrá afectaciones hacia las personas a medio plazo. Este fuerte impacto emocional seguro que nos comportará diferentes cambios.

Descubriremos que las empresas se tendrán que reinventar, como sucede en todas las crisis, y tendrán que adaptar sus estructuras a la realidad que tocará vivir, primero a corto plazo y con cambios organizativos a medio plazo.

820.jpg

Comportará el establecimiento de organizaciones más ágiles y habrá una transformación tecnológica acentuada.

También acelerará un proceso que apenas estaba en una fase muy inicial, relacionado con el teletrabajo y la libertad horaria, en cuanto al desarrollo de algunas tareas.

Por otro lado, esta crisis nos ha demostrado la fragilidad económica de muchos países, que también tendrán que replantear sus estructuras. Necesitarán rehacer las prioridades relacionadas con los gastos presupuestarios.

Todo ello tendrá una afectación en la reputación de los líderes actuales, y serán demandados nuevos estilos de liderazgo.

Finalmente, también me atrevo a decir que habrá un proceso de desglobalización. No tanto relacionado con la capacidad de la movilidad de las personas, sino en la necesidad de no depender de terceros a la hora de obtener algunos productos. En esta situación tendrán que ver también los movimientos ya existentes para cuidar mejor el planeta.

Miembro del Grupo de Investigación en Alojamientos Turísticos y Restauración del Campus CETT - UB. Profesor en Marketing Digital. Conferenciante. Miembro en Comités Científicos de Congresos. Foundrising, Entrepreneurship & Awards CETT Fundació – CETT. Doctor (PhD) Universidad de Barcelona.


O recibe nuestro boletín en un mensaje diario de WhatsApp. Añade a tus contactos el número +34638463078 y envía un whatsapp con la palabra ALTA.

También puedes escuchar nuestro podcast diario en SoundCloud, IVOOX, Spotify, Apple Podcasts y Google Podcasts.

Smart Travel News utiliza el banco de imágenes de Freepik.