El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) se ha reunido en el Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, para celebrar un workshop que ha reunido a los sectores público y privado con proveedores de tecnología para acordar modelos que sean interoperables a nivel mundial, neutros desde el punto de vista tecnológico y que cubran el viaje de extremo a extremo, en un esfuerzo por avanzar en la visión de un viaje sin fricción para los usuarios.

Con un crecimiento tan rápido de los viajes a nivel internacional, la infraestructura debe seguir el ritmo de la demanda, pero en muchos casos, especialmente en la aviación, los sistemas más antiguos son incapaces de hacer frente a la demanda que vemos hoy en día.

La WTTC estima que el número de personas que viajan cada año seguirá creciendo, por lo que es crucial que el sector contribuya a crear las condiciones para un viaje seguro y eficiente a través de las distintas fronteras.

En este taller se abordaron cuestiones como la visión de una industria de los viajes sin fisuras, la tecnología y el control de fronteras, la gestión de riesgos, la privacidad y la legislación de la tecnología biométrica.

El evento contó con la presencia de representantes de las instituciones europeas, así como miembros y socios del sector privado:  AENA, Amadeus, Hilton, Hotelbeds, Idemia, KLM, Melia, MSC Cruises, NEC, NH Hotels, Radisson, Royal Caribbean o SITA, entre otros.

Una reciente investigación de la WTTC asegura que cuatro de cada cinco viajeros internacionales de países europeos clave (Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido) estarían dispuestos a compartir sus fotografías con organizaciones relevantes si esto significara disfrutar de un viaje más sencillo y cómodo.

Por otra parte, el aumento de la presencia de tecnología biométrica a lo largo del viaje permitiría a los gobiernos maximizar sus recursos y centrarse en el pequeño número de viajeros de alto riesgo. Esto también puede ayudar a liberar todo el potencial económico del segmento de los viajes y el turismo.

Este Seamless Traveller Journey que busca la WTTC permitiría proporcionar datos biométricos antes del viaje, lo que permitiría a las agencias de fronteras verificar previamente a los viajeros antes de su llegada, reduciendo así las engorrosas colas y controles en puertos y aeropuertos.

Desde la perspectiva del viajero, esta tecnología se presenta como un recorrido en el que el viajero ya no necesita presentar documentos de viaje ni tarjetas de embarque en múltiples ocasiones a una variedad de partes en diferentes etapas de su viaje.