La reciente adquisición de HotelTonight es sólo una muestra de cómo Airbnb se adentra cada vez más en el terreno del alojamiento tradicional.

Mientras, Google apuesta claramente por la industria de los viajes aprovechando su enorme cantidad de datos para proporcionar información de gran relevancia a los usuarios en todas las etapas de la planificación de su viaje.

Aunque recientemente cerró su aplicación de Google Trips, muchas de sus características seguirán existiendo en Google Search y Google Maps.

Por su parte, a medida que las OTA continúan desafiando a la industria hotelera, Expedia ha ido ampliando su presencia global y centrándose en los “clientes agnósticos a las marcas” a través de ofertas locales más relevantes y estrategias de contenido.

Son sólo tres ejemplos de grandes empresas con raíz tecnológica que buscan nuevas formas de llegar a los viajeros digitales ¿Qué lecciones pueden aprender los hoteles tradicionales de estos gigantes tecnológicos?

#1: Una arquitectura de marca significativa

Como empresa joven, el enfoque de marca de Airbnb es eficaz: todos los tipos o niveles de alojamiento se articulan claramente en torno a la marca Airbnb, lo que refuerza la propuesta original de valor de la marca de ser la alternativa antihotel. Incluso ahora que se están añadiendo más hoteles a su mezcla, las marcas de hoteles no están presentes y todas viven bajo el paraguas de Airbnb.

#2: Enfoque en los viajeros

Independientemente de si buscan en una OTA o en las webs de los hoteles, los viajeros tienen, en la mayoría de las ocaciones, al menos un destino en mente. No siempre es así, pero en cualquier caso puede ser frustrante comenzar la búsqueda online con el nombre de un destino.

Empresas como Airbnb, Google o Expedia tienen en cuenta la intención de compra. La capacidad de un negocio de entender la intención de sus consumidores y posicionarse eficientemente en el camino puede marcar la diferencia.

#3: Las franquicias de éxito llevan a hoteles de éxito

Con hosts en 81.000 ciudades de todo el mundo, es innegable que los anfitriones han sido un componente clave para el éxito de Airbnb, y parece que el grupo está estableciendo claramente esa relación privilegiada al aumentar sus beneficios para los Superhosts, entre los que se incluyen bonos o descuentos por la compra de productos de Airbnb, asistencia de marketing (una URL específica, una insignia, una mejor posición en el listado) o formación para desarrollar sus negocios.

Al ayudar a los anfitriones que generalmente no son profesionales de la hostelería, el gigante digital no sólo está consiguiendo mayores comisiones, sino que también está creando fidelidad entre sus proveedores al mantenerlos en la plataforma y hacerles más difícil llevar su propio negocio a otro lugar.

#4: Una marca de éxito crea un mercado

Con más de 2 millones de personas alojadas en Airbnb cada noche, la compañía ha formado un influyente mercado de marcas durante la última década. Después de crear un mercado de clientes a partir de alojamientos privados no profesionales, Airbnb se dirigió a hoteles y B&Bs.

Además de estas opciones adicionales de alojamiento en todos los destinos, la compañía ha respondido a las crecientes demandas del mercado ofreciendo servicios turísticos de varios días de duración, como Airbnb Experiences y Airbnb Adventures. Airbnb llega ahora a los viajeros a lo largo de todo el viaje del cliente y monetiza este mercado.

Del mismo modo, Google Travel también acompaña y monetiza a los viajeros desde la inspiración hasta la investigación, la reserva y la experiencia.

Aprovechar el poder de sus “mercados propios” presenta enormes oportunidades para los actores de la hotelería tradicional, que cada vez más se aventuran más allá de sus líneas de negocio tradicionales.

¿Un ejemplo reciente? Accor se ha asociado con WOJO para convertirse en la mayor marca de co-working de Europa para 2022. Es parte de los esfuerzos del grupo de hospitalidad para materializar su modelo de “Hotelería Aumentada” aportando algo más que los servicios de alojamiento tradicionales. Ahora tiene en su cartera marcas de F&B, co-working, wellness y conserjería.

Artículo original publicado en eHotelier