Facebook podría empezar a ocultar el contador de “me gusta” en las publicaciones de sus usuarios. El objetivo: proteger a estos de la envidia y disuadirlos de la autocensura.

Instagram ya está probando esta solución en 7 países, incluyendo Canadá y Brasil, donde muestra a los usuarios sólo unos pocos nombres de amigos comunes a los que les ha gustado la publicación en lugar del número total.

La idea es evitar que los usuarios se comparen destructivamente con otros y posiblemente se sientan frustrados si sus publicaciones no reciben tantos likes.

También podría impedir que los usuarios borren los mensajes que creen que no gustan lo suficiente o que no los compartan en primer lugar.

De momento, Facebook se ha negado a compartir los resultados del programa Instagram Like hiding test.  Si decide seguir adelante con una prueba, es probable que Facebook lo haga gradualmente y retroceda si perjudica significativamente el uso o los ingresos por publicidad.

De entrada, esta decisión podría ser clave para la credibilidad del marketing de influencers, basado casi exclusivamente en la cuenta numérica de seguidores o “likes” en determinadas publicaciones. Un fenómeno que ha llevado a muchas marcas a apostar por este tipo de marketing sin importar la fiabilidad de tal cuenta o el perfil de personas que se encuentran detrás de los likes, si es que realmente se trata de humanos y no de robots o de likes o usuarios comprados.

Después de empezar a hacer pruebas el pasado mes de abril en Canadá, Instagram agregó a Brasil, Australia, Nueva Zelanda, Italia, Irlanda y Japón a la prueba en julio.

Noticia original en TechCrunch