Pol Carreras, Apartool

Los viajes de negocios siguen evolucionando. El sector turístico del Business Travel crece tanto en capital invertido como en número de viajeros que los llevan a cabo.

El establecimiento del “home away from home” como la tendencia de los viajes corporativos es una realidad. De hecho, en España, los viajes corporativos llevan creciendo ininterrumpidamente durante los últimos 8 años.

Por lo que no es de extrañar que estos viajes hayan generado 12.500 millones de euros registrados hasta el momento pero que se prevé que la cifra ascienda hasta los 15.200 millones en el año 2025.

Tradicionalmente, las grandes empresas eran las que realizaban -y podían permitirse- gestionar viajes corporativos. Este hecho se asocia a que estas eran las más internacionalizadas y las únicas que llegaban a un mercado universal.

Sin embargo, en la época globalizada e internacionalizada en la que estamos inmersos, la mayoría de las compañías han abierto mercado más allá de sus fronteras. Por lo que parece obvio, que, pese a la cercanía y la sencillez de las comunicaciones -gracias a la tecnología-, los viajes corporativos se han convertido en un must.

Las pymes se van introduciendo en el panorama de los viajes de empresa, a pesar de que un 83% de la inversión en los viajes corporativos sigue proviniendo de empresas con más de 20 empleados. Es decir, actualmente, las empresas ya no dependen de su tamaño para poder realizar estos viajes.

La internacionalización de las compañías ha impulsado la aparición de un nuevo factor: el nómada digital.

Los nómadas digitales son el nuevo movimiento laboral del siglo XXI. Esta tendencia consiste en el hecho de trabajar sin ningún tipo de frontera geográfica ni horario, eliminando toda clase de subordinación laboral tradicional.

Los trabajadores que se suman a esta corriente deciden dónde, cuándo y cómo trabajan; lo que supone una nueva oportunidad de negocio para las empresas de expandir sus horizontes y entrar a nuevos países.

El propósito del nomadismo digital es alcanzar los objetivos establecidos por la empresa a cada empleado sin que estos estén sujetos a alcanzarlos en un horario estricto de trabajo en la oficina.

Esta nueva ventana hacia el trabajo flexible y sin emplazamiento fijo permite que muchos empleados trabajen, o mejor dicho teletrabajen, desde otras ciudades, países y también continentes.

Por sus circunstancias, el concepto hace referencia a un trabajador como el empleado tradicional, pero con más independencia y con más confianza por parte de la empresa.

El nuevo modelo de trabajo permite que los intermediarios y gestores de los viajes corporativos jueguen un rol en este nuevo proceso.

Las nuevas tendencias obligan a las empresas del sector turístico a adaptar su oferta a la predisposición del “home-office away from home”. Igual que las compañías apuestan por invertir más en nómadas digitales y viajes corporativos, las empresas del sector turístico del Business Travel tienen que estar preparadas para este cambio y ampliar su oferta ad hoc.

Pol Carreras se dedicó al mundo del deporte profesionalmente hasta los 24 años. Es estudiante de derecho y grado superior en Técnico de deportes. En la actualidad es el cofundador y COO de Apartool, empresa dedicada a la relocalización para Agencias de Viajes Corporate (o empresas).