Kevo Tecnologies ha desarrollado, junto a Dualia Teletraducciones, un sistema basado en altavoces inteligentes para ofrecer servicios de teleinterpretación en el sector turístico en tiempo real.

Lo que debes saber:

  • Dualia cuenta con 300 intérpretes, da servicio en 68 idiomas al 70% de la Sanidad española, y trabaja en Educación, Empleo, Seguridad y ahora también en el sector turístico.
  • La idea es facilitar el viaje a los extranjeros que nos visitan y también a los prestadores de servicios para que puedan ofrecerles una atención de calidad en su mismo idioma.
  • Surge así el proyecto de ciudad políglota, donde los servicios públicos sean capaces de responder a las necesidades de ese turista en su lengua, ya sea el propio Ayuntamiento, las oficinas de turismo o las Fuerzas del Orden; pero que también entren a formar parte de ese sistema las empresas del sector que les prestan servicio, como hoteles, restaurantes, bares o tiendas.
  • Sevilla, Ronda, Mérida y Formentera han sido las primeras en suscribir un acuerdo de este tipo.
  • Este servicio se enmarca dentro de un proyecto de I+D más ámplio liderado Kevo Technologies en colaboración con el departamento de Turismo de la Universidad de Deusto y Lurmetrika Labs, una ‘start up’ dedicada a la medición del rendimiento de la industria del alojamiento turístico gracias a las nuevas fuentes digitales de información y tecnologías avanzadas de monitorización.
  • Este trabajo en equipo tiene como objetivo la creación de un sistema de inteligencia turística basado un asistente virtual multiplataforma (voicebot / chatbot).
  • El sistema asistirá al turista desde origen y en destino y posibilitará la gestión inteligente de los flujos de visitantes dentro del territorio, optimizando inputs y amortiguando el impacto negativo en el medio a través del asistente virtual recomendador.
  • De la interacción con el sistema de inteligencia artificial se recogerán datos que a su vez permitirán la mejora de la experiencia del turista gracias a tecnologías de Machine Learning.