Cuando viajamos, la única forma de subir a algunos edificios como el Duomo de Florencia o la catedral de san Esteban de Viena, son las escaleras. Puede que la subida a pie cueste, pero las vistas de la ciudad desde arriba suelen ser tan espectaculares que olvidamos el esfuerzo realizado.

Tanto si te gusta memorizar datos de cultura general como si prefieres las escaleras al ascensor, echa un vistazo a esta infografía de Musement, donde mostramos algunos de los edificios más altos del mundo, visitados por miles de personas cada día, tanto a pie como en ascensor.

Analizamos el número de escalones que hay que subir para llegar a lo más alto de edificios emblemáticos, así como cuántas calorías puedes quemar durante la subida.