Cabify ha anunciado que, a partir de esta semana, comienza a colaborar junto al taxi en Madrid y Valencia. La compañía permitirá a sus usuarios reservar un taxi dentro de la propia app de Cabify.

En su fase inicial, la startup contará con unos cien taxis en Madrid y otros diez en Valencia.

Los usuarios podrán escoger entre las distintas alternativas que ofrece la app y contarán con el servicio de pago electrónico. El precio final lo determinará el taxímetro y en la aplicación aparecerá un valor estimado.

Ante este anuncio, el presidente de la organización representativa de los taxistas de España, Fedetaxi y de la Asociación Gremial del Auto-Taxi de Madrid, Miguel Ángel Leal, ha mostrado su malestar por lo que considera “un despropósito por parte de aquellos compañeros taxistas que se prestan a la colaboración con Cabify, orillando la actuación y antecedentes que tiene esta plataforma en la capital, donde los vehículos VTC que prestan servicios para la misma continúan en un sistemático y flagrante incumplimiento de la regulación, especialmente en materias de captación ilegal de clientela y recogida directa en la calle de pasajeros”.

En este contexto, “no entendemos que haya taxistas operando con Cabify en estas condiciones” se lamenta el presidente Leal. “Máxime cuando hemos tendido la mano en diferentes ocasiones a la plataforma para iniciar un diálogo constructivo que evite la infracción de la regulación en materia de arrendamiento de vehículo con conductor”.

Para Fedetaxi, “la actuación de estos compañeros taxistas, en las condiciones descritas, resulta cortoplacista y perjudicial para los intereses del colectivo al que pertenecen, mermando a la larga su posición en el mercado y la imagen sectorial”.