El sector de viajes es muy representativo de la forma en que ha evolucionado la digitalización de nuestra economía: uno de los primeros sectores en abrir el canal digital, que actualmente muestra una configuración en la que el negocio offline tradicional ha quedado relegado a un pequeño nicho entre los usuarios más mayores –y menos digitalizados- y para servicios muy concretos.

Es un negocio claramente digital con gran madurez, que premia a los negocios más innovadores y ha sido pionero en fórmulas que han funcionado después en otros sectores como los buscadores, operadores globales, plataformas de alquiler entre particulares, etc.

El estudio Travel IS DIgital muestra un completo análisis para conocer al consumidor online de reservas vacacionales. Refleja cómo existe un número creciente de usuarios cuyo canal natural para hacer sus reservas de viajes de ocio es el digital y, además, lo utiliza de forma creciente cada año.

El canal digital, además, arrasa como medio de información y búsqueda previa, así como en el ámbito de las reservas, donde los operadores globales ganan la partida a las empresas individuales, tanto en el segmento hotelero como en el de los transportes.

Según el informe, “la agencia tradicional se queda relegada a gestiones que el usuario encuentra complejas o farragosas y no deja de llamar la atención lo escasamente influenciable que se muestra el viajero español”.

Principales conclusiones del estudio

  • El 56% de los españoles ha realizado, como mínimo, una reserva vacacional online en el último año.
  • El perfil del comprador de viajes vacacionales online: hombre de 44 años, de clase media y casado, cuya prioridad principal es viajar y que también acostumbra a realizar otros procesos online como la compra de moda o la reserva de restaurantes.
  • Los procesos de búsqueda y planificación de los viajes llevan aproximadamente 2 meses cada uno. El objetivo de la búsqueda es la comparación, de ahí que las plataformas preferidas sean, por este orden, los operadores, comparadores y buscadores online. Es muy importante el efecto ROPO (Research Online Purchase Offline): el 56% de los usuarios que reservan en agencia de viajes realizan una búsqueda de información previa en Internet.
  • Al año realizamos una media de 6 reservas por usuario, donde alojamiento y transporte copan las reservas online (97% y 81% respectivamente). El hotel y el avión son las reservas principales. En cuanto a destino, España es el destino preferido.
  • Para reservar, el 77% utiliza las principales plataformas de búsqueda: operadores y comparadores online.
  • El 17% de los usuarios online recurre a agencias de viajes para realizar reservas puntuales.
  • El destino es la razón de mayor peso a la hora de realizar la reserva. La posibilidad de cancelación gratuita se sitúa como tercera razón, tras precio y destino, especialmente de cara a las reservas realizadas online.
  • Hay una importante penetración de las apps: un 36% de los usuarios online ha realizado al menos una reserva vacacional a través de app, porcentaje que asciende al 54% para los más jóvenes (18 a 24 años).
  • Más del 50% de usuarios escriben comentarios o reseñas tras el viaje, que es lo que más influye frente a la publicidad online, y comparte su experiencia de viaje en redes sociales, ya sea durante o después del mismo.
  • El 34% de los usuarios cuenta con, al menos, una tarjeta de fidelización de empresas turísticas. La recomendación de familiares/amigos es prioritaria a la hora de crear los itinerarios (38%).