Dominar el transporte terrestre es el próximo campo de batalla en la tecnología aplicada a los viajes.

Si se necesita alguna prueba de ello, Booking.com está invirtiendo 100 millones de libras esterlinas en la sede central de transporte terrestre de Manchester, cuya finalización está prevista para 2021.

A principios de este año, Manchester Evening News informó que este “será el centro global de los productos de transporte terrestre de la compañía, que opera Rentalcars.com, y será la oficina más grande de Booking.com fuera de Ámsterdam”.

Marc Hofmann, CEO de CheckMyBus, una plataforma para viajes en autobús que actualmente tiene paradas en 70 países con 10 millones de salidas diarias, no está sorprendido por este movimiento de Booking: “la movilidad terrestre es sin duda el segmento de los viajes con mayor potencial de crecimiento y la mayor eficiencia que puede obtenerse gracias a la digitalización”.

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer y David Adamczyk, director de Estrategia de la División de Transporte de Booking.com, reconoció que “el transporte es el elemento central del viaje conectado. Debería ser invisible y sin fricción, pero todavía hoy estamos muy lejos de eso”.

Esto sin duda será lo primero en la agenda de Glen Fogel como nuevo CEO de booking.com. A finales de junio, en un repentino cambio, el grupo anunció que Gillian Tans entregaría las riendas de Booking.com a Fogel, presidente y CEO de la compañía matriz Booking Holdings.

En un comunicado de prensa, Fogel aseguró que identificaría “formas de impulsar más colaboración e integración para fortalecer el posicionamiento de la compañía para el éxito a largo plazo”. En otras palabras, buscará nuevas e innovadoras formas de controlar el viaje de extremo a extremo, y el paso al transporte terrestre ya está en marcha.

Consulta el artículo originan en Eyefortravel