Los pasajeros españoles perdieron más de 33.000 horas de vacaciones en el verano de 2018 debido a los grandes retrasos en los vuelos con salida desde España. Además, en un análisis realizado por AirHelp, organización especializada en los derechos de los pasajeros aéreos, se prevé que 2019 será un año récord en cuanto a retrasos y cancelaciones en verano.

Entre el 15 de junio de 2018 y el 15 de septiembre de 2018, más de 7.5 millones de pasajeros sufrieron retrasos en sus vuelos desde España, ya que más de 63.000 vuelos salieron con 15 minutos o más de retraso o fueron cancelados.

La evaluación reveló que España es el tercer país de Europa que ha perdido más horas por retrasos y cancelaciones, por detrás de Alemania, que sufrió 48.000 horas de retrasos durante el mismo periodo, y Reino Unido con 45.000.

Los pasajeros que menos horas de vacaciones pierden son los finlandeses, que acumularon durante ese periodo 2.500 horas de interrupciones.

Estresante comienzo de las vacaciones de verano

De cara a las vacaciones de verano, y especialmente durante el mes de julio, se espera que aproximadamente unos 22.000 vuelos se vean interrumpidos y que la cifra de pasajeros afectados roce los 2.7 millones.

Para Paloma Salmerón, directora de comunicación global de AirHelp, “millones de pasajeros sufrieron retrasos en sus vuelos el verano pasado y nos enfrentamos a un segundo verano de caos si la industria aeronáutica no toma medidas. Una parte importante de los afectados habría perdido un tiempo precioso de sus vacaciones de verano, lo que es inaceptable.

“Los pasajeros aéreos entienden que los retrasos no siempre son evitables, pero las compañías aéreas y los aeropuertos deben mejorar la situación de 2018. Muchas de las horas perdidas aún se pueden reclamar y, desde AirHelp, animamos a los pasajeros que sufrieron interrupciones el año pasado a comprobar si sus vuelos son susceptibles de compensación o no”, declaró Salmerón.