Jorge Mira, Doblemente

El fenómeno de la globalización trajo consigo la digitalización del sector turístico en toda su amplitud y así como los hoteles han podido ir poco a poco adaptándose, a las agencias de viaje les ha atropellado por decirlo de algún modo.

Estar conectado con tus clientes y sobretodo con tu proveedores hoy en día es imprescindible, más con la aparición de grandes OTAs que han puesto en la palma de la mano la posibilidad de reservar desde un hotel para hoy mismo hasta las vacaciones completas del próximo verano.

¿Tiene sentido que sigan existiendo intermediarios en el turismo?. Todo parece indicar que no y que el cliente final podrá llegar directamente al producto sin pasar por nadie más, o por lo menos agentes posibles.

En ese caso, ¿qué papel jugarán las agencias receptivas en el futuro?. Si por un lado los grandes touroperadores ya han abierto oficina en las principales regiones turísticas para operar con garantías y paquetizar de forma ventajosa especialmente de costa, y por otro los hoteles ya son reacios a negociar tarifas FIT y derivan a los agentes a su channel manager que no siempre abre las puertas a nuevos clientes, ¿cómo puede un receptivo seguir operando?.

Cualquiera diría que la batalla está perdida, pero no. El mercado no para de crecer y hay pastel para todos, pero para seguir estando ahí, proponemos una seguir una serie de acciones que nos garanticen el futuro:

  • Especialízate en un destino o producto concreto
  • Enfócate a grupos y cotiza bajo demanda
  • Crea tus propios paquetes
  • Opera tus propios servicios

El operador final tiene la sartén por el mango, de eso no hay duda, por lo que quien opere servicios tiene garantía de éxito. Quien no se lance, si puede asociarse con operadores locales, para que confíen en ellos la distribución de sus cupos para crear paquetes únicos. Si al hotel le añades un servicio a mejor precio que la competencia, funcionará.

Otra alternativa es especializarse en grupos, aquí las OTAs no entran ya que se necesita una atención muy personalizada, contamos con mucho tiempo de margen, hay muchos cambios de pasajeros, servicios, etc.

Los grupos se seguirán haciendo de forma tradicional, y recomendamos ayudarse de una herramienta especializada para ello. Igualmente la agencia referente en un destino lo seguirá siendo. No todos los turistas son infieles, y los agentes de viajes tampoco, cuando algo funciona bien, ¿por qué cambiarlo?

Graduado en Turismo y ligado el mundillo desde el año 2000. 10 años en comercialización de hoteles y desde hace otros tantos Responsable de Desarrollo de Negocio en Doblemente, ayuda a crecer a agencias receptivas en más de 10 países de habla hispana.