Los expertos destacan la importancia creciente de las Soft Skills como la empatía, la actitud y la pasión, la gestión de equipos, la capacidad de comunicación, la creatividad o la adaptabilidad, frente a la creciente implantación de la tecnología en el sector turístico, que está transformando el mercado de trabajo y en consecuencia el perfil de sus profesionales.

La Facultad de Turismo y Dirección Hotelera Sant Ignasi (HTSI), de la Universitat Ramon Llull, ha organizado la primera Jornada FP-HTSI “El nuevo profesional del turismo y la hotelería: tendencias y disrupciones en el mercado de competencias profesionales” en el que responsables de centros de Formación Profesional, de empresas del sector y de HTSI reflexionaron sobre el presente y futuro del trabajo en el sector turístico y hotelero.

Según Ricard Santomà, decano de HTSI, hay cuatro elementos que afectarán a medio plazo el sector turístico y que impactarán en sus profesionales:

  • La transformación del sistema económico mundial.
  • El cambio sociológico en la población, que afectará a las nuevas formas de viajar.
  • La preocupación por el medio ambiente y su impacto en el turismo.
  • El cambio de valores con las incorporaciones de las nuevas generaciones en el mercado turístico.
  • Destaca un quinto elemento, que adquiere una especial relevancia: la implantación de la tecnología (robotización, Big Data o IoT, entre otros).

Según Jordi Ficapal, director Pedagógico y de Innovación de HTSI, la tecnología conllevará que “aquellas tareas más elementales que sean fácilmente sustituibles por un robot vayan desapareciendo. Los profesionales que destaquen en habilidades profesionales que no pueda realizar una máquina serán los trabajadores más buscados”.

En este sentido, Ficapal destacó que “las competencias que demandarán las empresas serán diferentes a las actuales” e hizo hincapié en que “aquello insustituible es lo que nos hace más humanos porque es aquello que los sistemas informáticos no podrán proveer”. Por eso, competencias como la creatividad, la empatía, el pensamiento crítico, la percepción y la sensibilidad social, el trabajo en equipo, la capacidad de adaptación, entre otras, “serán más importantes en un profesional que las habilidades técnicas o conocimientos académicos que pueda tener”, concluyó Jordi Ficapal.

Una transición exitosa

Con el objetivo de debatir sobre cómo conseguir una transición de éxito en la incorporación al mercado laboral de los jóvenes profesionales, la jornada contó también con una mesa redonda formada por Xavier Martín Canals, CEO de Turijobs y Alumni de HTSI; Jaume Valldaura, director de Recursos Humanos y de Talent & Culture del Hotel Fairmont Rey Juan Carlos I; Solange Blanco, Client Success Team Leader en The Hotels Network y Alumni de HTSI, así como Gisela Domínguez, profesora y responsable del proyecto Professional Development Advisors del Grado en Gestión Turística y Hotelera de HTSI.

Según Xavier Martín, desde el punto de vista de las demandas laborales que gestionan en el portal Turijobs, “detectamos que hay posiciones que hace 10 años no nos pedían, y veo en todas ellas un común denominador: las competencias personales. Las empresas destacan la carencia de conocimientos humanísticos en los candidatos: valores y habilidades comunicativas, que tienen más importancia que nunca.”

En ese sentido, Jaume Valldaura precisó que “el factor humano y el servicio a las personas diferencian el sector hotelero respecto a otro tipo de industrias. Por eso, en las empresas turísticas y de alojamiento buscamos más la actitud, tener gente genuina, auténtica”.

Solange Blanco señaló, desde su visión de joven profesional de la generación Millennial que “las compañías piden constantemente a los profesionales que tengan capacidad de adaptación, pero creo que los jóvenes también debemos pedir a las empresas que se adapten a nosotros”, e indicó que las empresas tecnológicas del sector van un paso por delante ofreciendo a sus empleados posibilidades como poder trabajar desde casa. En este sentido, Xavier Martín añadió que “las nuevas generaciones representan nuevas formas de vivir, son como son, ¿los queremos cambiar o nos adaptamos a ellos? Porque, si es así, tendremos que adaptar las ofertas a ellos”.

Para Gisela Domínguez, el cambio es evidente y las empresas valoran más que antes la actitud, la pasión y la inteligencia emocional, y destacó que “es imprescindible que nos escuchemos. Las escuelas, institutos de FP y universidades debemos escuchar a la empresa, porque son los futuros contratadores de nuestros estudiantes. Pero la industria también debe escucharnos a nosotros, porque tenemos a las nuevas generaciones en las aulas y tienen unas características diferentes a las generaciones anteriores”.

Para los expertos, el currículum continúa siendo importante, pero se está transformando: ya no importa tener un CV completo sino poder demostrar de manera efectiva las Soft Skills que está buscando la empresa. Por eso el vídeocurrículum o entrevistas basadas en Assesment Center o Role Play cada vez están más implantadas en los procesos de selección.

Finalmente, respecto al futuro, los participantes en la mesa redonda afirmaron que se buscarán aquellas cualidades o características que las máquinas no pueden hacer y se solicitarán más competencias relacionadas con la alfabetización tecnológica (gestión de datos y toma de decisiones basada en el análisis de Big Data, etc).

Jordi Ficapal cerró la jornada señalando que debemos darle importancia a una competencia que es básica para la empleabilidad: la capacidad de continuar aprendiendo o Learnability. “Tenemos que pensar en el largo recorrido ya que los jóvenes profesionales que salen de los centros de formación tienen 50 años de trayectoria profesional durante la que deberán estar en un proceso continuo de formación”, dijo Ficapal.