Un nuevo informe del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), en asociación con JLL, ha evaluado el momento de preparación de 50 ciudades para el crecimiento futuro de los viajes y el turismo.

Reconociendo los desafíos que acompañan al crecimiento del turismo, la WTTC comenzó a pensar en el liderazgo en la gestión de destinos en 2017 con su informe “Managing Overcrowding in Tourism Destinations” junto con McKinsey & Company.

Ahora, nuevas investigaciones con JLL estudian qué es aquello que hace que una ciudad esté preparada para el crecimiento de los viajes y el turismo.

Los viajes y el turismo son una industria esencial que contribuye en un 10,4% al PIB mundial y que ha sido responsable de la creación de uno de cada cinco nuevos puestos de trabajo en los últimos cinco años.

Las ciudades son centros globales que aceleran los negocios, la innovación y la creación de empleo en todo el mundo. Hoy en día, más de la mitad (55%) de la población mundial vive en zonas urbanas y se espera que esta proporción aumente al 68% para 2050.

Las previsiones indican que la urbanización y el crecimiento de la población podrían añadir otros 2.500 millones de personas a las zonas urbanas para 2050.

Según las investigaciones, de los 1.400 millones de visitantes internacionales que cruzan las fronteras en 2018 con fines turísticos, el 45% viajan para visitar las ciudades. Además, las llegadas internacionales a los 300 destinos turísticos urbanos más importantes representaron más de 500 millones de viajes el año pasado.

El índice también reúne un amplio espectro de prácticas de destino para determinar el nivel y el tipo de preparación de cada ciudad. Los niveles van desde los centros turísticos de mercados emergentes hasta los ya establecidos, con diferentes niveles de infraestructura.

Para mejorar la preparación de los destinos emergentes, los esfuerzos deben centrarse en el desarrollo y la mejora de la infraestructura urbana, como la conectividad de los aeropuertos, las reservas de alojamiento y el tratamiento de cuestiones medioambientales, como los residuos y la calidad del agua. Algunos ejemplos son Bogotá, El Cairo, Delhi y Estambul.

En cuanto a los destinos maduros, se trata de ciudades con una preparación urbana y una infraestructura turística consolidadas, pero que todavía no ven muchos signos evidentes de presión turísticas. Sobre la base de los resultados de la investigación, estas ciudades se encuentran en la posición más favorable  para gestionar los niveles actuales de crecimiento. Algunos ejemplos son Nueva York, Londres, Auckland, Berlín (Mature) y Singapur.

Mientras, ciudades como Ámsterdam, Barcelona y San Francisco han experimentado un gran crecimiento turístico, pero al mismo tiempo han experimentado presiones turísticas o corren el riesgo de enfrentarse a problemas potenciales.

Destination-2030as.jpg