Este es un artículo de Mohamed Khanat, Global Director, Account Management, IDeaS Revenue Solutions

En el mundo de las soluciones de software B2B, hay dos tipos de empresas: aquellas que ponen en primer lugar los intereses de los clientes en cada decisión y las que están condenadas al fracaso.

A lo largo de mi experiencia en el sector hotelero y tecnológico, he tenido la oportunidad de viajar por todo el mundo. Si bien las prácticas comerciales varían de un lugar a otro, he encontrado que la satisfacción y la retención de los clientes es el punto de referencia mundial de una compañía bien administrada con un producto de alta calidad. Incluso en mis épocas de hotel, cuando yo era el cliente B2B, se aplicaba el mismo principio: mantener contentos a los huéspedes.

Entonces, ¿qué se puede hacer para asegurarse de que usted y su empresa al completo mantengan a sus clientes en las primeras líneas de su lista de prioridades? Aquí hay cinco consejos básicos que practico y predico para ayudar a inculcar una cultura centrada en el cliente y asegurar que los clientes de mi empresa se queden con nosotros durante muchos años.

Tómeselo a un nivel personal: el éxito de su cliente es su éxito. Ayudarles a progresar y prevenir posibles dificultades debe ser su misión diaria. Celebre la adquisición de nuevos clientes. Aprecie a los clientes consolidados. Y conózcalos a todos a nivel personal. Una empresa es, después de todo, sólo un grupo de personas. No importa cuán grande o pequeña sea la organización del cliente, todos deben ser tratados por igual. La abreviatura puede ser B2B, pero la mentalidad debe ser B4B.

Camine por donde otros han caminado: contrate personal que haya estado en el lugar de su cliente. Aproveche la experiencia y el conocimiento de los veteranos del sector para educar al resto de su personal sobre lo que más le importa a sus clientes (y a los jefes de sus clientes). Entonces salga de su oficina y visite a sus clientes. Vea cómo es su día a día para que realmente pueda entender sus deseos y necesidades, lo que me lleva al siguiente punto ..

Escuche activamente – no desperdicie reuniones con clientes hablando sin parar sobre la superioridad de su producto. En su lugar, escuche sus problemas, entienda los retos empresariales a los que se enfrentan y utilice esa inteligencia para mejorar su software. Con una hoja de ruta de mejora del producto bien informada y orientada al cliente, puede posicionar a su empresa como el socio proactivo en el que sus clientes confían.

Continúe formando a su cliente: la formación del cliente es un viaje continuo. No podemos simplemente decirles a nuestros usuarios cómo operar nuestros sistemas, debemos ofrecer soporte continuo y personalizado y experiencias de aprendizaje relevantes. Por encima de todo, sea paciente y manténgase comprometido. Un buen sherpa de montaña espera las condiciones adecuadas, se asegura de que esté listo para escalar y, cuando llegue el momento, le guiará.

Duerma por la noche: poder dormir ocho horas es genial, pero lo digo más en el sentido ético. Si no cree en lo que está vendiendo, es hora de buscar un nuevo trabajo. Para proporcionar la mejor experiencia posible al cliente, superar las expectativas, cumplir con sus promesas y producir resultados, su empresa y su producto tienen que valer la pena.

En IDeaS, nos esforzamos por operar con estos principios en toda nuestra organización, y nuestra tasa de retención de clientes de más del 98% me indica que algo estamos haciendo bien. Hoy en día, incluso con más de 11.000 clientes en 130 países y con un crecimiento constante, no perdemos de vista lo que más importa.