Independent Hotel Show y la firma Avvio han hablando con cientos de hoteleros sobre cómo se siente la industria con respecto al auge de las OTAs. 150 hoteleros participaron en esta investigación, que en conjunto representan millones de reservas online cada año.

En general, los hoteles consideran a las OTAs una parte importante del marketing mix. Sin embargo, la frustración con respecto a las altas comisiones hace que la gran mayoría de los hoteles se tomen muy en serio poner en marcha una estrategia de reserva directa.

Las 10 principales frustraciones

  1. Los grandes actores pueden monopolizar el mercado.
  2. Las comisiones han alcanzado un nivel inaceptable.
  3. Un mercado que está controlado por las empresas ‘puntocom’ sin que los hoteles estén en el centro.
  4. La’paridad de tarifas’ significa que no hay libertad para ajustar los precios.
  5. La posición y el ranking de los hoteles independientes son débiles cuando se trabaja junto a grandes cadenas internacionales.
  6. La falta de datos de los huéspedes significa que a menudo hay una respuesta lenta, con lo cual el contacto directo con los huéspedes es imposible.
  7. Los hoteleros creen que no se debería permitir que las OTA compren nombres de hoteles individuales en los anuncios de Google.
  8. La percepción del público es que obtienen el mejor precio a través de las webs de reservas.
  9. Ofrecer habitaciones prepagadas sin indicar que no pueden ser canceladas.
  10. Los sitios de reservas no tienen en cuenta las condiciones de cancelación de los hoteles.