El Instituto de Empresa de Madrid ha acogido la presentación del “Estudio sectorial e informe de tendencias del futuro”, realizado por Joantxo Llantada y Giorgio Ascolese.

El informe comienza preguntándose cómo será nuestra vida en 2045. Para el año 2045 no será tan importante lo que hemos vivido sino lo que ese nuevo ente humano tendrá por vivir. A nivel tecnológico y social, en los próximos 30 años llegaremos al punto de no retorno en cuanto al avance de las máquinas y de la computación.

La inteligencia y la fuerza aumentada, fruto de la unión de la Inteligencia Artificial y la fuerza de los exoesqueletos, serán la constante en el año 2045 generando saltos exponenciales en el advenimiento de la inmortalidad. Esta situación será el resultado de la fusión de la Inteligencia Artificial, robots y humanos.

Por todo ello, se estima que en 2045 la esperanza de vida será de 142 años. Y si se cumplen todos los pronósticos, podremos elegir además ser inmortales.

Además, la vida se concentrará en las ciudades que se habrán convertido en organismos inteligentes de gestión del espacio físico, en los que la vida y la eficiencia artificial se armonizan y se orientan para garantizar la sustentabilidad del modelo. Los edificios serán ontológicos, podremos comunicarnos con ellos y estos aprender de nuestras necesidades.

Por otra parte, la Inteligencia Artificial hace mucho que domina el espacio humano y robótico. Los avances de computación cuántica y los nuevos materiales han dotado a las máquinas de mayor capacidad de computación permitiendo el aprendizaje continuo desde cero, y en secuencias exponenciales. Los ordenadores serán capaces de reinventarse gracias a ese grado de Inteligencia Artificial.

La ingeniería de las experiencias es meticulosa, precisa y en absoluto sujeta al azar. Hay que trabajar de forma sistémica para construir emociones en la mente de las personas. Pasamos del commodity, al mundo emocional.

La industria turística hoy es capaz de crear un mundo en la mente de su cliente usando colores, imágenes, espacios de influencia, palabras descriptivas, vídeos, texturas, aromas, paisajes, emociones, sentimientos, vivencias… a través del relato percibido y la experiencia vivida. Esta es la clave del éxito en el posicionamiento competitivo.

Un interesante estudio de Travelzoo realizado a más de 6.000 personas de diferentes culturas y países, ponía de manifiesto que el 80% de los encuestados está convencido de que los robots jugarán un rol importante en sus vidas en 2020.

Cerca de dos tercios declaran que se sienten cómodos con los robots utilizados en la industria turística. Los más reacios son los franceses y los alemanes, mientras que en el caso de los chinos y los brasileños son los más abiertos a ver cómo robots y la Inteligencia Artificial pueden hacer mejor la experiencia turística.

La disrupción supone una ruptura brusca con lo establecido y, por tanto, implica un conflicto para las organizaciones. Este conflicto es el motor del cambio; por tanto, la disrupción induce necesariamente a una renovación en lo tecnológico, lo social y en lo económico.

Descarga el informe completo