Juan Daniel Núñez, SmartTravelNews

La Comunidad MED de Turismo Sostenible se ha reunido en Barcelona con motivo de la Convención de Turismo Sostenible del Mediterráneo 2019.

El objetivo del evento era debatir sobre la contribución del sector turístico a un crecimiento más sostenible e inclusivo en la región mediterránea.

La conclusión general en la mayoría de intervenciones y mesas redondas fue la importancia de la cooperación entre los distintos destinos del Mediterráneo, la necesidad de concebir y promocionar esta región de Europa como un destino en su conjunto y la urgencia de aumentar la velocidad de medidas medioambientales que, si bien están en la dirección correcta, no cuentan con el apoyo suficiente por parte de las administraciones o los propios ciudadanos.

Como es lógico, la turismofobia y el ‘overtoursim’ fueron conceptos recurrentes durante el evento a la hora de abordar la sostenibilidad no sólo medioambiental, sino también social y en cuanto a destinos turístico de las ciudades más visitadas en el Mediterráneo.

En esta línea, Maria Gravari-Barbas, directora de Équipe Interdisciplinaire de Recherches Sur le Tourisme (EIREST), recordó que este fenómeno del overtourism puede ser ser causado por una serie de factores combinados y complejos, suponiendo importantes retos para las poblaciones locales y las administraciones.

Entre las causas, Gravari-Barbas destacó cinco:

  1. En primer lugar, es una consecuencia natural del aumento global del turismo en general. Cada vez más ciudadanos tienen la posibilidad de viajar y lo hacen a los destinos turísticos más populares.
  2. El desarrollo de Airbnb y empresas similares ha supuesto una disrupción en las ciudades turísticas. En un periodo demasiado corto de tiempo se han sumado muchas camas a estas ciudades sin ningún tipo de planificación.
  3. Además, los periodos de estancia se han reducido y los turistas se concentran en las atracciones más conocidas, lo que contrasta con esa supuesta intención de buscar experiencias más locales.
  4. Por otra parte, tenemos una nueva generación de turistas. Los millennials en particular dedican gran parte de sus ingresos a viajar y lo hacen en mayor medida que sus generaciones antecesoras. Además, son usuario habituales de redes sociales y utilizan modos de transporte y alojamiento low cost y basados en modelos de economía colaborativa.
  5. Por último, los destinos han sufrido las pobres regulaciones por parte de los gobiernos. Se trata de soluciones reactivas, en lugar de nacer de la necesidad de prever conflictos o realizar acciones proactivas. Los gobiernos dan prioridad al incremento en el número de turistas y sólo miden el éxito del turismo en términos económicos.

Según Gravari-Barbas, una definición colectiva de tolerancia se hace necesaria para definir con mayor precisión la balanza entre el lógico deseo de viajar y el bienestar de las comunidades que conforman los destinos turísticos.


Juan Daniel Núñez es editor de SmartTravelNews, el primer medio online en español especializado en innovación y tecnología para el sector turístico y de los viajes.