El presidente y director general de KLM, Pieter Elbers, y el Decano de la Facultad de Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Tecnológica de Delft (TU Delft), el Profesor Henri Werij, han firmado un nuevo acuerdo de cooperación para trabajar juntos en la mejora de la sostenibilidad de la aviación en la Reunión General Anual de la IATA en Seúl.

KLM contribuirá a la investigación de TU Delft sobre un concepto de vuelo innovador conocido como “Flying-V”, que abarca un enfoque totalmente diferente del diseño de aviones, en previsión y apoyo del vuelo sostenible de larga distancia en el futuro.

El avión fue concebido originalmente como un diseño de avión potencial para el futuro, pero puede compararse con el avión más avanzado de la actualidad, el Airbus A350.

Aunque el avión no es tan largo como el A350, tiene la misma envergadura. Esto permitirá a Flying-V utilizar sin dificultad las infraestructuras existentes en los aeropuertos, como puertas y pistas de aterrizaje, y los aviones también cabrán en el mismo hangar que el A350.

Además, el Flying-V transportará el mismo número de pasajeros -314 en la configuración estándar- y el mismo volumen de carga, 160 m3. El Flying-V será más pequeño que el A350, lo que le dará menos resistencia aerodinámica.

El diseño en forma de V del avión integrará la cabina de pasajeros, la bodega de carga y los tanques de combustible en las alas. Su forma aerodinámica mejorada y su peso reducido harán que utilice un 20% menos de combustible que el Airbus A350, el avión más avanzado de la actualidad.

Con motivo del centenario de KLM, en las Jornadas de Experiencia de KLM en el aeropuerto de Ámsterdam en Schiphol, en octubre, se presentará oficialmente una maqueta a escala y una sección a tamaño real del interior de la Flying-V.

Experiencia mejorada para el pasajero

El Flying-V también ofrece a los investigadores una oportunidad única para mejorar la experiencia de los pasajeros en los aviones, desde la disposición de los asientos en las alas, hasta el diseño de los asientos y los baños.

Todo tiene que ser lo más ligero posible para maximizar la ganancia de eficiencia que proporciona la nueva forma del avión.