Desde la llegada de los servicios basados en modelos de economía colaborativa como Airbnb, los hoteles han tenido serias dificultades para competir con el mercado del alojamiento alternativo.

Entre las preocupaciones de los hoteles está el impacto del Airbnb en sus estrategias de precios y distribución, que, según un nuevo estudio de la Tepper School of Business de la Universidad Carnegie Mellon, podría ser más dramático de lo que los hoteleros podrían pensar.

El estudio, llamado Dinámica Competitiva en la Economía Colaborativa: Un análisis en el contexto de Airbnb y Hoteles y compartido en la revista INFORMS Marketing Science, se dibuja la imagen de un Airbnb con una gran capacidad de flexibilidad con la industria del alojamiento tradicional, supuestamente menos proclive a dicha flexibilidad.

El estudio intenta descubrir cómo la economía colaborativa ha cambiado la forma en que la industria del alojamiento se adapta a las fluctuaciones de la demanda y cómo los hoteles tradicionales deberían responder.

Asimismo, el informe ha tenido en cuenta las condiciones del mercado, los patrones estacionales, los precios y la calidad de los hoteles, la composición demográfica de los consumidores y las características de los proveedores de Airbnb, así como la estrategia de Airbnb hacia los viajeros de negocios, la normativa gubernamental en los distintos mercados en relación con Airbnb y los cambios en los costes de alojamiento.

Así, ha llegado a cuatro conclusiones clave:

1. Airbnb canibaliza las ventas de hoteles

La investigación asegura que Airbnb canibaliza las ventas de hoteles, particularmente para los establecimientos de gama baja, mientras que al mismo tiempo crea una expansión en el mercado.

Esta canibalización puede ser más notoria en ciudades donde:

  • La demanda es más estacional
  • Los precios de los hoteles de gama alta son más bajos
  • La calidad de los hoteles de gama baja es menor o
  • La proporción de los viajeros de ocio es mayor

2. Airbnb puede estabilizar o aumentar la demanda durante las temporadas altas

El informe indica que Airbnb mitiga la disminución de la demanda durante las temporadas altas debido al aumento de los precios de los hoteles.

Además, el estudio descubrió que la demanda estimada es más volátil y más alta que la demanda observada durante las temporadas de alta demanda.

3. Airbnb puede minimizar la necesidad de precios ‘estacionales’ de los hoteles

En algunos mercados, la flexibilidad de Airbnb puede revolucionar las estrategias tradicionales de fijación de precios, permitiendo que los hoteles se beneficien de la aplicación de precios menos estacionales.

Durante temporadas altas, la mayor demanda lleva a los hoteles a subir los precios, pero también aumenta la oferta de Airbnb, lo que puede reducir las posibilidades de competición si el precio es el único factor.

Por otra parte, en temporadas de menor demanda, la disminución de la demanda lleva a los hoteles a reducir los precios, pero también se reduce la oferta de Airbnb, lo que puede aumentar los precios en el esquema global.

4. Los hoteles de lujo serán los más afectados por el movimiento de Airbnb dirigido a los viajeros de negocios

Aunque los viajeros de ocio representan el 90 por ciento de las ventas de Airbnb, la compañía está haciendo un esfuerzo por conquistar el mercado de los viajes de negocios.

Los hoteles de gama alta son los que tienen más probabilidades de verse afectados por esta tendencia en función de los costes operativos a los que se enfrenta Airbnb en sus mercados.

Según el informe, las regulaciones de Airbnb que aumentan el coste de alojamiento no ayudan a la rentabilidad del hotel más allá de un cierto punto,. Por el contrario, la reducción de los costes para Airbnb puede afectar cada vez más a la rentabilidad del hotel.

Consulta el artículo original en Phocuswire