Turisme Comunitat Valenciana ha elaborado el estudio ‘Afrontando los retos del overtourism en destinos patrimoniales y naturales a través de Open/Big Data’ dentro del marco del proyecto europeo Herit-Data.

Se trata de un análisis de diferentes destinos turísticos de Europa para conocer su gestión del turismo y la posible aplicación de tecnologías de medición y análisis de grandes cantidades de datos para optimizar dicha gestión.

Los destinos analizados son Valencia, Benidorm, Barcelona, Ámsterdam y Florencia, además del Pont Du Gard y el valle del río Héraul en Occitania y el enclave de Ancient Alympia, en Grecia Occidental.

Los datos disponibles de empresas de transporte, telefonía, alojamiento y de la propia interacción de los turistas con la tecnología proporcionan información relevante.

El informe recomienda utilizar herramientas tecnológicas para organizar esta información y usarla para monitorizar flujos en tiempo real y conocer la saturación, definir el límite de carga de un destino o detectar zonas críticas donde se pierde el carácter residencial.

También para diversificar flujos turísticos, tanto territorialmente como en horas o temporadas de menor demanda, o para generar un sistema de información compartido entre agentes públicos y privados para mejorar la gobernanza colaborativa, entre otros.

Proyectos piloto en la Comunidad Valenciana

El informe destaca los casos de Valencia, Benidorm, Barcelona, Florencia y Ámsterdam porque disponen ya de proyectos piloto o en implantación.

Además, el estudio distingue diferentes niveles de desarrollo. En concreto, la Comunidad Valenciana ha superado el nivel inicial de detección de posibles desequilibrios y trabaja ya en acciones piloto como las que Turisme CV impulsa dentro de la Red de Destinos Turísticos Inteligentes, con proyectos como el de playas inteligentes o espacios naturales inteligentes.

Igualmente, se recoge como ejemplo el sistema de gestión inteligente del turismo de Benidorm o las aplicaciones realizadas en la ciudad de Valencia, donde se midió la terciarización de Ciutat Vella y se monitoriza también el uso de La Marina para mejorar la experiencia del usuario.

Destaca el caso de Florencia, que está creando un nuevo sistema que informará a turistas a través de wifi en sus móviles en tiempo real sobre la saturación de las áreas de la ciudad y propondrá rutas alternativas o recursos menos conocidos.

Tecnología para medir, anticipar desequilibrios y actuar

El secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, ha destacado la importancia del estudio realizado por Turisme CV porque identifica, claramente, las diferentes fases del fenómeno de ‘overtourism’ y propone el uso de tecnología para anticipar fricciones y gestionar desequilibrios.

Así, se definen 4 fases: Equilibrio, donde no se producen conflictos; Incubación, momento en el que surgen las primeras fricciones; Turistificación, situación de evidentes alteraciones en las funciones del destino, y ‘Overtourism’, momento en el que el turismo desborda la capacidad del destino y se producen efectos irreversibles.

Según Colomer, “debemos detectar los síntomas e identificar tendencias antes de llegar a situaciones críticas que desvirtúen la calidad de la experiencia turística y alteren el carácter del destino, su valor más auténtico. Esto es una gestión inteligente del turismo.”

Diez áreas de actuación

El estudio del proyecto Herit-Data aconseja la utilización de nuevas tecnologías Big Data para conocer y medir en todo momento el nivel de saturación, planificar y zonificar su afección y ayudar a optimizar la gobernanza de los destinos turísticos.

En este sentido, se apuntan 10 áreas preferentes de actuación: ordenación urbana; protección del patrimonio; protección de la vivienda; re-cualificación del espacio público; gestión del transporte público; incremento de la movilidad sostenible; desestacionalización; diversificación experiencial;diversificación territorial y regulación del alojamiento.

“Con estudios como este, la Comunidad Valenciana muestra su apuesta por la investigación y el desarrollo en el camino hacia el modelo de turismo sostenible que se consagra en la nueva Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad”, ha concluido Francesc Colomer.