Los dispositivos inteligentes que llevamos con nosotros pueden reservar citas, monitorizar la seguridad de nuestra casa, reproducir nuestra música favorita, o crear nuestras listas de compras.

Estos asistentes personales están evolucionando rápidamente, hasta el punto de que pueden aprender sobre las preferencias individuales de las personas, entablar conversaciones significativas e interactuar a un nivel que difumina la línea entre el ser humano y el ordenador.

Ahora, estos dispositivos se están convirtiendo en omnipresentes en los hoteles, revolucionando los servicios al huésped y otras funciones que mejoran la experiencia del cliente.

Esta nueva infografía, creada por mycloud Hospitality, se basa en los resultados preliminares de un estudio realizado el año pasado por Starfleet Research.