Nicki Graham, Cendyn

Cada año, Facebook acoge a miles de desarrolladores para su Conferencia anual F8. La reunión de este año fue especialmente relevante, ya que la empresa tuvo que lidiar con una serie de errores en los que se filtraron contraseñas y se compartieron datos de forma inadecuada.

Los cambios anunciados en todo el ecosistema, que incluye Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp, tendrán implicaciones reales en la forma en que los hoteles comercializan sus propiedades y se comunican con los huéspedes.

Facebook quiere convertirse en una “plataforma social centrada en la privacidad” que se centre más en las salas de estar virtuales que en las plazas públicas.

Dada la letanía de escándalos de privacidad que han envuelto a Facebook en los últimos años, no es de extrañar que la empresa quiera reducir su dependencia de los datos públicos.

El cambio hacia comunicaciones centradas en la privacidad se extenderá a todos los productos de Facebook. Esto es lo que los hoteleros necesitan saber sobre la evolución prevista hacia “más comunicaciones privadas” a través de la suite de productos de Facebook, que sirve a 2.700 millones de personas cada mes.

Instagram: la evolución de la influencia

Uno de los cambios propuestos más visibles es eliminar el contador de “likes” en las imágenes. Sólo el propietario de la cuenta puede ver cuántos usuarios han interactuado con el contenido.

Mientras que esto es sólo un piloto, limitado a Canadá, Instagram no sólo cambia la psicología de la plataforma, sino que también elimina los “likes” como una medida de comunicación.

adam-mosseri-instagram-04.jpg

Por supuesto, estas cifras seguirían estando disponibles en el análisis de un usuario; sencillamente a las marcas les resultaría más difícil evaluar la influencia pública.

Si esto se extendiera a toda la aplicación, los hoteles tendrían que ajustarse a la falta de puntos de referencia. Se necesitará algo de formación para reducir la dependencia natural de las métricas básidas, en realidad, en la vanidad, y desplegar un enfoque más centrado en la marca en lugar de una estrategia de contenido imitadora del “me too”.

Otro desarrollo es la evolución de las compras sociales. Los usuarios pueden comprar a los creativos utilizando etiquetas de compra. Estas etiquetas redefinirán cuántas empresas se relacionan con personas influyentes.

Aunque será más difícil juzgar la tasa de compromiso de un influenciador individual (con gustos ocultos), las etiquetas de compra pueden ser una manera para que las empresas finalmente pongan una medida de conversión en euros obtenidos de campañas específicas de influenciadores.

También puede haber nuevas formas para que los hoteles vendan productos que no sean de habitación, como la venta de alimentos, actividades o tratamientos de spa desde el interior del feed de Instagram.

WhatsApp: nuevas formas de enviar mensajes a las empresas

WhatsApp es una plataforma de chat muy popular. El comercio ha estado prosperando a través de los grupos, donde las empresas pueden publicar fotos y descripciones para venderlas directamente a los miembros del grupo.

La aplicación seguirá convirtiéndose en una potencia del comercio electrónico con una actualización importante para las empresas: el catálogo de productos, que ofrece a los usuarios una lista navegable de artículos que participan en la aplicación WhatsApp Business.

Los hoteles pueden descubrir que un catálogo de productos de WhatsApp es equivalente a un menú de servicio de habitaciones y permitir a los huéspedes pedir artículos (o tratamientos de spa, actividades en el destino, entradas para eventos u otros artículos) a través de WhatsApp.

Con una estructura soportada por una plataforma (en lugar de una integración de terceros), este tipo de oportunidades de venta retail pronto será una realidad.

Facebook: un enfoque en grupos y eventos

Como parte de un continuo alejamiento del clickbait y de los contenidos incendiarios, la experiencia de Facebook se centrará en los grupos y los eventos.

Facebook describió el cambio como “una posibilidad de dar a las personas espacios donde puedan expresarse libremente y sentirse conectadas con las personas y comunidades que más les importan”.

En lugar de fomentar el intercambio público, Facebook se centrará en conectar a las personas con grupos y eventos que compartan sus intereses. Esto es especialmente importante ya que muchos usuarios abandonaron el formato News Feed de la aplicación principal de Facebook en favor del feed curado de Instagram y la mensajería de grupo de WhatsApp.

Para los hoteles, Facebook sigue siendo un lugar difícil para llegar a la gente de forma orgánica. Sigue siendo una plataforma predominantemente de pago, pero estas actualizaciones pueden tener un beneficio clave: puede ser más fácil acumular un grupo central de seguidores leales, en lugar de un gran número de “no fans” desconectados.

Si los hoteles pueden cultivar una comunidad en torno a intereses específicos, puede haber algún potencial al alza. De lo contrario, parece que la aplicación insignia de Facebook sigue siendo cada vez menos amigable para las marcas.

Messenger: nuevas formas de chatear con los clientes

En algunos aspectos, Messenger se convertirá más en una red social que en el legado de Facebook. Messenger añadirá una pestaña “Amigos” que integra las historias de Facebook e Instagram en Messenger, apareciendo historias selectas de amigos cercanos directamente en la aplicación de mensajería.

Facebook Messenger sigue siendo una aplicación de chat muy popular, y no sólo entre sus 1.200 millones de usuarios.

La aplicación de mensajería cuenta ahora con más de 40 millones de empresas que la utilizan, con la asombrosa cifra de 20.000 millones de mensajes entre empresas. Esto es más del doble de los 8.000 millones de mensajes reportados por la compañía en el evento del año pasado.