Expedia Group está siendo investigada por el fiscal general de Utah, Estados Unidos, por presuntamente conspirar con algunas de las cadenas hoteleras más grandes del país para manipular la competencia en la reserva de viajes online.

La oficina está investigando si Expedia conspiró con Marriott, Hilton y otras compañías hoteleras para manipular la publicidad de búsqueda en Google, según los documentos presentados ante el tribunal estatal de Utah la semana pasada. Otros estados se han unido a la investigación.

Las acusaciones fueron presentadas en diciembre por la compañía TravelPass, una empresa con sede en Utah que vende inventario de habitaciones de hotel a través de anuncios de búsqueda en Google.

Acusa a las cadenas hoteleras y a Expedia de restringir la competencia para comprar esos anuncios y reducir las posibilidades de elección de los consumidores.

TravelPass busca hoteles utilizados para generar un proceso de licitación abierto en el que las empresas puedan pujar por palabras clave que incluyan su propia marca, así como la de sus competidores.

Por ejemplo, la búsqueda de “Hilton en Boston” se convirtió en una oportunidad para cualquier alojamiento o compañía de viajes para vender a alguien que buscaba una habitación de hotel.

Luego las cosas cambiaron, asegura TravelPass en su demanda. A partir de 2014, las empresas hoteleras acordaron dejar de pujar por las marcas de los demás en las búsquedas de Google para evitar la competencia de precios.

Expedia habría coordinado la conspiración entre los hoteles, actuando como intermediario para las empresas y proporcionando informes de seguimiento sobre el cumplimiento del acuerdo, siempre según TravelPass.

Expedia también habría aceptado no pujar por palabras clave de marca desplazando a afiliados como TravelPass, que tenían acceso al inventario de habitaciones de hotel a través de Expedia, a no pujar tampoco.

En Estados Unidos, es ilegal bajo la ley antimonopolio que las compañías trabajen juntas para dañar la competencia. Si el fiscal general de Utah determina que hay una violación, la oficina puede ir a juicio para determinar si esta conducta es susceptible de sanciones económicas.

Consulta la noticia original en Bloomberg