Facebook permite ahora a las empresas anunciantes pujar de forma diferente para audiencias ‘de alta prioridad’ pero, por otro lado, la segmentación excesiva perjudica el rendimiento y reduce la eficiencia general de una campaña.

Los multiplicadores de ofertas —bid multipliers— son una herramienta importante para maximizar los ingresos mientras se mejora la eficiencia de la publicidad.

Estos multiplicadores de ofertas permiten el uso de estrategias complejas y personalizadas sin necesidad de crear varios conjuntos de anuncios diferentes con audiencias relativamente pequeñas.

Para las marcas de hoteles, esto significa consolidar el número total de conjuntos de anuncios, sin dejar de reservar la mayor parte de su presupuesto para los viajeros potenciales de mayor valor dentro de una audiencia objetivo.

Estas son sólo algunas de las formas en las que las marcas de hoteles pueden aprovechar los multiplicadores de ofertas para distinguir entre diferentes audiencias y aprovechar al máximo sus presupuestos. Con los multiplicadores de pujas, puede pujar de forma diferente en función de:

  • La proximidad en el tiempo en que el usuario ha visitado la web del hotel
  • Ventana de reserva o fecha de inicio del viaje
  • Duración de la estancia
  • El día de la semana en que comienza el viaje
  • Edad y género
  • Dispositivo (de sobremesa o móvil)
  • Plataforma (Facebook, Instagram, Messenger, etc.)

Los multiplicadores de ofertas se basan en la definición de la cantidad más alta que un anunciante está dispuesto a pagar para llegar a su segmento de audiencia más importante. Luego, se aplican multiplicadores para disminuir esa oferta máxima dependiendo del valor asignado por el anunciante para esa audiencia en particular.

Con el tiempo, Facebook optimizará el presupuesto para reservar las ofertas más altas sólo para los viajeros de mayor valor.

Por otro lado, las pujas más bajas se reservarán para los segmentos de menor prioridad. Este cambio resultará en un programa más eficiente que utiliza la segmentación de la audiencia sin mitigar el poder adquisitivo total a través de la sobre-segmentación. Y todo está contenido en un solo conjunto de anuncios.

Así, por ejemplo, un hotel puede desarrollar un único conjunto de anuncios con un multiplicador de ofertas que indica que está dispuesto a dedicar el 100% de su oferta máxima a los viajeros que deseen reservar al menos una estancia de 5 noches. Para una estancia de 2 a 4 noches, está dispuesto a dedicar el 50%, y para una sola noche, sólo el 30%. Con el tiempo, el gasto en publicidad de Facebook se optimiza de forma natural para dedicar la mayor parte del presupuesto a estancias más prolongadas, lo que se traduce en una mayor eficacia en un único conjunto de anuncios.

Consulta el artículo original en el blog de Koddi