Airbnb ha anunciado un acuerdo con un importante promotor inmobiliario neoyorquino, RXR Realty, para convertir partes de propiedades comerciales de la ciudad de Nueva York en una “nueva categoría de alojamiento urbano”.

Se trata esencialmente de habitaciones de hotel con salas de estar y cocina que sólo se pueden reservar a través de la plataforma Airbnb, lo que representa el mayor paso de Airbnb hasta ahora en el espacio hotelero tradicional.

Las dos compañías están comenzando con la icónica Rockefeller Plaza en Manhattan, convirtiendo diez pisos en “suites estilo apartamento de alta gama”. También están explorando la colaboración en otras propiedades de RXR, incluyendo un desarrollo frente al Astillero Naval de Brooklyn.

Airbnb se ha asociado con promotores inmobiliarios en el pasado en complejos de apartamentos de la marca Airbnb, pero con su asociación con RXR, Airbnb colabora por primera vez en unidades de estilo hotelero.

En un comunicado de prensa, las dos empresas aseguran que colaborarán en el diseño y los servicios. RXR será responsable de la ejecución y gestión de los emplazamientos, mientras que la plataforma Airbnb se utilizará para comercializar y reservar los alojamientos. Un operador externo gestionará las operaciones diarias.

El comunicado dice que el proyecto RXR/Airbnb cumplirá con las regulaciones sindicales y operativas, incluyendo la del New York Hotel Trades Council.

La ciudad de Nueva York es el mercado más grande de Airbnb en Estados Unidos. Pero la compañía se enfrenta a restricciones en los alquileres a corto plazo y a posibles regulaciones que les obligarían a revelar información detallada sobre decenas de miles de anuncios.

En los últimos años, Airbnb ha ampliado su oferta para incluir hoteles boutique y propiedades de lujo, ya que trabaja con reguladores y se enfrenta a la creciente competencia de las agencias de viajes y hoteles en internet. Ahora se autodefine como una “plataforma de viajes de extremo a extremo”.

Consulta la noticia original en CNBC