Uber acaba de recibir una inyección de mil millones de dólares –cerca de 890 millones de euros– procedentes de tres empresas japonesas: Toyota, Denso Corp y SoftBank, que ya es inversor habitual en Uber.

Esta nueva ronda de capital se produce poco después de que Uber anunciara su esperada salida a bolsa, que se producirá a lo largo del mes de mayo.

El acuerdo ayudará significativamente a Uber, que cuenta sus pérdidas operativas en 3.000 millones de dólares el año pasado.

Uber gastó algo más de 400 millones de euros el año pasado en 2018 sólo en inversión en tecnología, principalmente en su modelo de coche autónomo.

Ahora, este acuerdo previo a la salida a bolsa de la empresa dirigida por Dara Khosrowshahi ayudará a la compañía a argumentar que el programa de coches autónomos es un componente valioso de su negocio.

Se espera que el acuerdo se cierre en el tercer trimestre de 2019, según Uber. Juntos, Toyota y el proveedor de automóviles Denso invertirán 667 millones de dólares, mientras que el Fondo SoftBank Vision aportará 333 millones para esta unidad de vehículos sin conductor.

Consulta la noticia original en Bloomberg