Ainhoa Raso, gerente en el área de Turismo de CEGOS

Los destinos turísticos se ven hoy en día abocados a tomar una decisión que comprometerá su gestión futura. Esta decisión, suma al destino a contribuir al cambio de modelo de la gestión turística en España, tomando las riendas de éste, llevándolo a una gestión sostenible en el tiempo e implicando a todos los grupos de interés que participan del mismo, que lo viven y que lo disfrutan.

Y esta implicación debe ser comprendida y compartida por todos los grupos de interés. Implicarles, por tanto, pasa a ocupar el primer lugar en la lista de cuestiones prioritarias a tener en cuenta si decidimos transformarnos de destino turístico a destino turístico inteligente.

Los Destinos Turísticos tienen ahora la oportunidad de contribuir al cambio de modelo de la gestión turística en España, llevando a cabo una gestión turística inteligente de la mano del capital humano.

Los Destinos Turísticos Inteligentes son, en la actualidad, un modelo de gestión alineado con la estrategia planteada en el Plan de Turismo Español Horizonte 2020, de la Secretaría de Estado de Turismo y que además cuenta con una red profesional, denominada Red DTI.

Como todos sabemos, el entorno turístico se caracteriza por ser altamente competitivo y cambiante.

Y de todos es sabido que existe una tendencia de los destinos hacia una planificación turística integrada y adaptada a las necesidades reales de cada grupo de interés.

Asimismo, también observamos que se percibe un interés de los destinos turísticos por la realización de análisis e interpretación de datos de manera más efectiva, con los que tomar decisiones de planificación y ordenación del turismo que no comprometan el territorio en el que se da la actividad.

Y por todo ello, los destinos turísticos deben estar inmersos hoy en la puesta en marcha de acciones estratégicas sostenibles en el tiempo. En este sentido, el libro blanco de los DTIs es un buen ejemplo para poder trabajar la estrategia a seguir.

Si bien es cierto que los DTIs se han trabajado desde un punto de vista principalmente tecnológico, la gestión de un destino turístico tiene que evolucionar de la gestión turística actual, principalmente enmarcada en la promoción turística del destino y elevarse a una gestión que contemple los 5 ejes que indica la norma UNE-178501 Marca Q de calidad turística de Destinos Turísticos Inteligentes.

Como decíamos, la tecnología, sin duda es un eje fundamental que marcará la diferencia y ayudará a los destinos a estar más y mejor conectados entre los organismos, entidades y edificios del destino, entre otros, además de con los residentes y los turistas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no es lo único que hay que trabajar para poder realmente implementar un sistema válido de gestión inteligente en el que las personas y los procesos estén en consonancia y que este sistema se mantenga en el tiempo como cultura de trabajo en el destino.

Los destinos que verdaderamente marcarán la diferencia en los próximos años serán aquéllos capaces de crear una cultura de gestión turístico inteligente a través del capital humano.

Y para ello, deberán tener en cuenta los perfiles necesarios, las competencias, las habilidades y la formación a implementar, para que estas personas sean capaces de trabajar y comprender de forma integral los 5 ejes.

Debemos trabajar, por tanto, en un modelo integrador de las diferentes áreas que participan en el día a día del funcionamiento del destino; urbanismo, medioambiente, turismo, transportes, etc. para poder hacer la transformación de la gestión actual de un destino a una gestión turísticamente inteligente.

Asimismo, la colaboración y este sistema participado que solicitamos a los destinos para que así suceda, también tiene que darse entre los proveedores de servicios para DTIs.

A continuación, compartimos como vosotros el esquema de trabajo con el que estamos trabajando para lograr que con la colaboración e integración de las personas se generen procesos de trabajo que deriven en un nuevo sistema de gestión turística de futuro: (basado en la norma UNE 178501).

Además, a raíz de nuestra experiencia de campo implementando la norma 178501 de Destinos Turísticos Inteligentes, también hemos identificado los siguientes beneficios para los diferentes grupos de interés:

Y con la reciente realización del Webcast: Destinos Turísticos Inteligentes “de la estrategia a la acción”, compartimos con vosotros los principales retos que nos han dado a conocer los destinos participantes.

Toda esta información la compartimos para generar mayor conocimiento entre todos y principalmente, para tomar conciencia real de lo que preocupa a los destinos, y poder proponerles fórmulas de éxito que les acompañen en esta transformación.

Como proveedores de servicios y soluciones en el marco de los DTIs debemos tener una visión global del destino y buscar con formas colaborativas alcanzar el éxito para los destinos, conociendo su momento actual (recursos personales, económicos, temporales, posibilidad de mantenimiento de proyectos, capacidad de inversión, etc.) y siendo capaces de ofrecer nosotros mismos una solución adaptada y sostenida en el tiempo.

Es decir, pasar de modelos de soluciones “cortoplacistas” a soluciones de partenariado con un horizonte temporal mayor.

Y recordando que los destinos pueden obtener el reconocimiento por el mercado al trabajo realizado, certificándose con la norma mencionada durante este artículo; UNE 178501, siendo ésta marca una Q de calidad turística otorgada por el ICTE, Instituto de Calidad Turística y auditada por Entidades Auditoras como AENOR.


Actualmente, trabaja como Gerente en el área de turismo del Grupo Cegos. Es experta en consultoría estratégica aplicada en destinos y en empresas turísticas, así como, en diseño e implantación de sistemas de calidad y excelencia; EFQM, ISOs, UNE y formadora en materias vinculadas al sector turístico; habilidades y competencias para los profesionales del sector.