La pasada semana tuvo lugar el Día Internacional de la Mujer, en el que reivindicó, entre otras, la igualdad de derechos laborales para hombres y mujeres.

Sin embargo, a pesar de los grandes pasos que se han ido dando, todavía existen diferencias más que evidentes en determinados sectores. Entre ellos destaca el sector tecnológico, en el cual únicamente el 18% de los profesionales son mujeres, tal y como indican desde Microsoft.

Del mismo modo, según datos de Eurostat, a la hora de hablar de empresas que tienen entre sus empleados profesionales especialistas en las TIC, en más de la mitad de dichas compañías, todos sus expertos son hombres.

“Aspectos como educación, cultura, visibilidad o visión de negocio son claves para que las mujeres podamos destacar en un sector tan clásicamente compuesto de hombres. De hecho, sólo hace falta echar un vistazo a los puestos directivos de las grandes empresas tecnológicas, como Microsoft, Google o Facebook, los cuales están ocupados por mujeres”, destaca Laura García, directora del Digital Innovation Center.

En lo que respecta a la brecha salarial por cuestión de género, el sector TI no es la excepción. En concreto, tal y como se desprende del Estudio Mujer & Tecnología 2018 de UGT, en los puestos de trabajo asociados a empresas tecnológicas, la brecha salarial aumentó un 2,5% el pasado año, hasta el 22% a favor de los hombres.

La igualdad comienza por la educación

Uno de los aspectos clave en los que se está empezando a notar el cambio de tendencia en temas de igualdad en el sector de las TIC es en los estudios. Cada vez son más las mujeres que deciden estudiar, no sólo carreras universitarias asociadas a la tecnología, sino también cursos o másters, con los que darle valor añadido a su CV.

Así, según datos del Digital Innovation Center, el centro de estudios que ofrece la formación especializada en disciplinas digitales más vanguardista y actualizada del mercado, el 57% de los estudiantes de cursos y masters sobre temáticas tecnológicas o digitales son mujeres, un dato que ha aumentado en los últimos años.

“Desde la escuela hemos venido viendo un incremento de solicitudes de mujeres para estudiar másters y cursos digitales y tecnológicos, lo que sin duda es un síntoma inequívoco de que algo está cambiando. Estamos rompiendo barreras, y la educación es un pilar fundamental para poder optar a puestos que han estado asociados a los hombres, dándonos un valor diferencial que es clave para optar a puestos de responsabilidad y marcar la diferencia”, añade García.