Wall Street lleva meses esperando la salida a bolsa de Airbnb, al fin y al cabo una de las startups más populares de Silicon Valley.

Cuando Dave Stephenson, veterano vicepresidente de Amazon, se unió a Airbnb en noviembre de 2018 como director financiero, las esperanzas del mercado se vieron confirmadas.

De hecho, el inicio de la venta de acciones se esperaba ya en junio, según informó TechCrunch el año pasado, con una salida a bolsa a más tardar a finales de 2020.

Pero a juzgar por los recientes comentarios del cofundador de Airbnb Nathan Blecharczyk, la empresa no tiene prisa por unirse a otras startups que debutarán en el mercado en 2019.

“Estamos tomando las medidas necesarias para estar listos para salir a la luz pública en 2019. Eso no significa necesariamente que saldremos a bolsa en 2019“, explicó Blecharczyk al medio Business Insider en una entrevista.

Airbnb, que tiene ya diez años de vida, ofrece más de 6 millones de plazas de alojamientos en más de 81.000 ciudades y 191 países.

Supuestamente, con esa cifra superaría en número de alojamientos alternativos a Booking.com, su rival en esta carrera por sumar el mayor número de alojamientos.

Según TechCrunch, Airbnb estaba ya valorada en 31.000 millones de dólares tras su ronda de 1.000 millones en mayo de 2017, y tuvo unos ingresos de más de 1.000 millones de dólares en el tercer trimestre de 2018.

No hemos decidido cuándo saldremos a bolsa, nuestro objetivo es construir una empresa del siglo XXI y todos estamos comprometidos con ese objetivo”, añadió Blecharczyk.

Otras salidas a bolsa importantes que se esperan en Wall Street este año son las de Uber, Lyft, Slack o Pinterest.

Consulta la noticia original en Business Insider