Cabify vuelve hoy a permitir la contratación de sus servicios en Barcelona a través de su aplicación pese a las restricciones impuestas a su actividad.

Mediante un nuevo modelo de negocio, Cabify asume un cambio significativo en sus condiciones de operación, pasando a prestar el servicio de alquiler de vehículos de transporte con conductor.

Cabify espera trabajar con una flota cercana a 300 coches en una fase inicial, lo que puede dar lugar a alguna demora superior a lo deseable en horas de alta demanda.

Este nuevo modelo implica renunciar a la operativa general de Cabify de gestión del servicio como agencia de viajes, que no impone al usuario restricción alguna al tiempo de precontratación previo, y que se adapta mucho mejor tanto a la demanda y necesidades de los usuarios, como al derecho a la libertad de empresa reconocido por la Constitución española y el Derecho de la Unión Europea.

Al operar con este nuevo modelo, la compañía solo exigirá a sus usuarios esperar 15 minutos de reserva la primera vez que soliciten un viaje. Al segundo, ya lo podrán hacer de forma inmediata.

“Lamentamos que las Administraciones hayan optado por restringir las opciones de movilidad de los usuarios y el derecho a la libertad de empresa de Cabify a través de una normativa, cuyo carácter contrario al interés general y de la ciudadanía como también su inconstitucionalidad, ha sido denunciada por la Autoritat Catalana de la Competència (ACCO) y por el Consell de Garanties Estatutaries de la propia Generalitat”, ha explicado la compañía en un comunicado.

Cabify confía en que el decreto ley aprobado por la Generalitat sea declarado nulo por los tribunales en un futuro próximo en beneficio de los ciudadanos de Catalunya. De lo contrario, Cabify volvería a verse forzada a plantearse su continuidad en Catalunya, tal y como asegura la compañía.