El ecosistema de las empresas ha dado un vuelco con la llegada de las nuevas generaciones a los puestos de responsabilidad. Este hecho se está dejando notar en la forma en que viajan los empleados, que demandan condiciones más satisfactorias, flexibilidad y herramientas tecnológicas que faciliten sus desplazamientos, según los expertos reunidos por Forum Business Travel para analizar las tendencias del los viajes de negocios en 2019

“Adaptarse o morir”. Es la consigna de numerosas empresas en las que los viajeros de la generación millennial están demandando nuevas formas de enfocar sus desplazamientos. Además, la convivencia de distintos perfiles, desde los resistentes al cambio a los nativos digitales, está obligando a los proveedores a diversificar sus productos y estructuras tarifarias para atender las distintas tipologías.

Lo que está claro, es que la tecnología “está mejorando los procesos y eso se traduce en una atención de más calidad, en una personalización del servicio”, comenta Eduardo Yunta, director de Ventas Corporativas de NH Hotel Group. En su opinión, las cadenas se encaminan hacia un “modelo híbrido”, en el que la automatización se combina con una atención más humana, teniendo en cuenta la tipología de cada cliente. Como señala José Chamorro, director de Desarrollo de Negocio de Meliá Hotels Internacional para el Centro y Norte de España, “el contacto H2H [human to human] sigue siendo fundamental”.

Íñigo de Amo, senior manager de Ventas Corporativas de Sixt Rent a Car, explica que “la gente joven va buscando otro tipo de beneficios, más allá del económico”, dentro de las empresas. Eso significa que la política sobre los viajes profesionales es un elemento importante en las condiciones laborales. “Por eso valoran la comodidad en sus desplazamientos y la flexibilidad para adaptarlos a su forma de viajar”. La combinación de ocio y negocio (bleisure) también está entre las prioridades de los empleados.

fbt_mad_26022019_14

Noelia Castro, travel manager de Endesa, tiene claro que las empresas “tienen que motivar a sus plantillas, porque es la mejor manera para que los viajes sean realmente productivos”. En su opinión, “hemos pasado de maltratar al viajero a empoderarle”, lo que se traduce en “más aplicaciones para facilitarle la vida cuando está fuera de casa, ofrecer oportunidades para disfrutar del destino como turista cuando acaba el trabajo o estar abiertos a nuevas formas de moverse, como el carsharing”. En la gestión de los viajes de empresa, el gran reto “está en la transformación del travel manager en mobility manager”, añade.

Precisamente la movilidad en las grandes ciudades es uno de los mayores motivos de preocupación de estos profesionales. Las legislaciones sobre medio ambiente son cada vez más restrictivas y esto obliga a las compañías a ampliar su abanico de soluciones, más allá del taxi. Según Christian Ley, jefe de Ventas de Mytaxi, “nos encaminamos hacia una movilidad integral, en la que convivan el taxi, los VTC, el carpooling y los servicios públicos tradicionales con las motos o los patinetes eléctricos”.

En el ámbito aéreo, también se aprecian movimientos interesantes. Según Silvia Magdaleno, consultora global de Business Travel, lo que está llegando al mercado son “los vuelos low cost de largo recorrido, que aumentan las alternativas, y la segmentación de las tarifas, con un éxito creciente de las propuestas híbridas, que no son ni Business ni Turista”.

Por su experiencia, la clave para los gestores de viajes es “contar con la tecnología adecuada para monitorizar los precios”. En todo caso, la gran revolución de cara al pasajero está viniendo a través de la “renovación de las flotas, con los nuevos modelos de avión más cómodos y eficientes”, como recuerda, Ismael Rodríguez, responsable de Grandes Cuentas de Air Europa.

Las sesiones de Forum Business Travel dedicadas a las tendencias del sector pusieron también el foco en la evolución de los medios de pago, donde se está produciendo una explosión de productos y servicios, sobre todo desde el campo del Fintech. Otra solución que se abre paso con fuerza son las tarjetas virtuales, más cómodas y seguras. “Aunque por el momento no han llegado a los viajeros de empresa, no tardarán en hacerlo”, avanza Jessica Püttmann, directora de Marketing de Diners Club Spain.