Las calles de L’Hospitalet de Llobregat serán el escenario de los casos de uso de coche conectado y conducción asistida vía 5G en un entorno real gracias al trabajo conjunto de Telefónica, SEAT, Mobile World Capital Barcelona, Ficosa, ETRA e i2CAT y con la colaboración de CTTC y UPC.

También han participado Ericsson y Qualcomm Technologies, Inc., una sucursal de Qualcomm Incorporated, para equipar tanto a los vehículos como al entorno que los rodea con una tecnología que les permite intercambiar información, con el principal objetivo de incrementar la seguridad en la carretera. El proyecto se enmarca dentro de la iniciativa 5G Barcelona cuyo objetivo es consolidar la ciudad de Barcelona como el hub 5G de referencia en Europa.

Los dos elementos fundamentales para hacer realidad estos casos de uso son la tecnología C-V2X (Cellular Vehicle to Everything) y la tecnología de la tecnología C-V2X ofrece una asistencia a la conducción al permitir que el vehículo se comunique con todos los elementos del entorno (otros coches, semáforos, señales de circulación, peatones, ciclistas, motos…). Además, para que los coches “hablen” con la ciudad es necesario que las latencias sean mínimas y por ello es preciso desplegar capacidades 5G en la red actual, concretamente la capacidad del servidor Edge Computing, un gran cerebro distribuido que aloja los contenidos y aplicaciones muy cerca de donde los consume el usuario.

En concreto, los tres casos de uso de conducción asistida que se mostrarán en Barcelona en los alrededores de la Fira del Mobile World Congress son:

  • Detección de un peatón en un paso de cebra: el semáforo detectará a través de una cámara térmica la presencia de peatón en el paso de cebra y, vía Edge Computing, avisará a los vehículos que mostrarán un mensaje de aviso en el cuadro de mandos en el caso de que sea necesario.
  • Detección de ciclista en giro a la derecha: la bicicleta dotada de conectividad y con una solución de localización ultra precisa, vía edge, se comunica con los coches de su alrededor para informarles de su ubicación. En caso de posible colisión, los coches mostrarán un mensaje de aviso en el cuadro de mandos. La bicicleta está localizada gracias a las balizas ultrawideband que se han desplegado en la carretera.
  • Detección de un coche parado en la carretera con baja visibilidad: el coche parado en una zona de la carretera con baja visibilidad activa las luces de emergencia y automáticamente avisa al resto de vehículos que se le aproximan con un mensaje en el cuadro de mandos. Esta comunicación se realiza vía el interfaz comunicación directa.

Con estos casos de uso, Telefónica ayuda a que los vehículos, la infraestructura de las carreteras, las bicicletas, en resumen, todos los elementos urbanos sean nuevos sensores de la ciudad. Además, la implantación en los vehículos de la tecnología C-V2X de Ficosa dota al conductor de un “sexto sentido” que le va a permitir tomar decisiones de manera anticipada y con margen de maniobra, todo ello encaminado al avance en la constitución de ciudades más seguras y eficientes.

Aparte de estos casos de uso de seguridad, se mostrará también un caso de uso entretenimiento en el coche con la descarga de contenidos 4K a través de la red 5G que permite ofrecer nuevas experiencias mientras se viaja. En este caso el vehículo está equipado con la plataforma móvil de la próxima generación de Qualcomm Technologies que, unido al almacenamiento de los videos en el edge, permiten ver en streaming contenidos 4K.