Francia está decidida a impedir que los servicios de alquiler compartido de los hogares permitan la instalación de hoteles improvisados, lo que incluye ahora la acción judicial.

  • La ciudad de París ha demandado a Airbnb, ya que considera que más de mil anuncios  violan una ley diseñada para limitar que propietarios de viviendas alquilen sus hogares por no más de 120 días al año.
  • No está claro qué términos violan los anuncios, pero la ley francesa exige un número de registro dentro de esos anuncios para asegurarse de que no superen los 120 días.
  • La demanda podría resultar cara para Airbnb. La ley permite multas de 12.500 euros por cada anuncio ilegal, lo que significa para la compañía tener que pagar casi 14,2 millones de dólares si cada anuncio se considera ilegal.
  • En respuesta, Airbnb ha asegurado a Reuters que había tomado medidas para garantizar que los visitantes a París respeten la legislación europea, pero afirmó que el enfoque parisino era “ineficiente, desproporcionado y en contravención de las normas europeas”.
  • Es posible que la empresa no tenga otra opción que pagar. París es el mayor mercado de Airbnb, con 65.000 anuncios, mientras que Francia es su segundo país en importancia.
  • Si la empresa desafiara la ley, sufriría un serio golpe financiero y cedería el control de un importante destino turístico a competidores como HomeAway. Una multa puede ser un pequeño precio a pagar si mantiene el negocio en marcha.

Consulta el artículo original en Engadget