El equipo de la firma Mirai en Baleares ha  realizado un análisis del destino tomando como referencia la prensa especializada durante las últimas dos temporadas y comprobando cómo muchos de los indicadores de alarma que se presentan para 2019 ya estuvieron vigentes en 2018.

Algunos de los actores cambian y otros permanecen inmutables: la crisis aérea, los clientes prestados de destinos como Turquía, Grecia, Egipto, etc; el Brexit y depreciación de la libra, los precios altos, la ecotasa, la turismofobia o los alojamientos alternativos.

Tal y como explica Mirai, el cliente online buscará sus vacaciones en los escaparates de internet y no se ve afectado por lo cambios de rumbo de los turoperadores, ya que no tienen parte en su toma de decisión. Es ahí donde el hotelero debe tratar de minimizar el impacto con algunas de las siguientes acciones:

  • Visibilidad: si los turoperadores no pujan por tu producto o destino hay que buscar aquellos que sí lo harán… ¿Conoces todos los espacios que las OTA te pueden ofrecer a un coste reducido?
  • Precio y condiciones: más importante, si cabe, que le punto anterior es tener bien definida tu estrategia de precio y condiciones para la venta, así como mantener la mente abierta ante una posible rectificación: hay que saber reaccionar ante los imprevistos y tener un plan de contingencia.
  • Inventario. la visibilidad y los precios son importantes, pero no servirían de nada si no tienes tu inventario correctamente optimizado y gestionado: No importa que te preocupes por tus campañas si no tienes habitaciones disponibles.
  • Fidelización: sabemos que la lucha por el cliente es cruenta y compleja. Una vez lo tengas en tu establecimiento es el momento de fidelizar con tu servicio y tu producto, que quiera volver.

Consulta el artículo completo en el blog de Mirai