Según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, que representa más del 10% del PIB mundial y la creación de uno de cada cinco puestos de trabajo, los viajes y el turismo siguen siendo una de las industrias de más rápido crecimiento del planeta, pero también es una industria en constante transformación, moldeada por las nuevas tecnologías, y los valores de una gama cada vez más diversa de viajeros.

Desde Sommet Education, conscientes de la importancia de proporcionar a sus alumnos las habilidades y el conocimiento que necesitan para convertirse en la próxima generación de líderes, analizan las cinco tendencias que darán forma a los viajes y al turismo de 2019. Para Benoît-Etienne Domenget, CEO de Sommet Education, grupo que engloba a las prestigiosas escuelas suizas de hotelería y turismo Glion Institute of Higher Education y Les Roches Global Hospitality Education “adaptar nuestros programas de educación a las nuevas tendencias es esencial para asegurar que los planes de estudio que impartimos sigan siendo relevantes para la industria”.

  1. Innovación y emprendimiento. La innovación será clave para que las empresas hoteleras sigan siendo relevantes y den respuesta a los diferentes perfiles, necesidades y expectativas de los viajeros. En 2020, el poder de gasto de los millennials superará al de la generación X, llegando a ser mayor que el de cualquier otra generación y a medida que estos empiezan a dominar la economía, emergen cambios significativos en los valores y preferencias de los consumidores.
  2. Nuevas tecnologías. El auge de las nuevas tecnologías permitirá a las empresas hoteleras ofrecer a los huéspedes una mayor personalización, comodidad y control. En los últimos años, los viajeros se han reunido con mayordomos y conserjes de robots en las recepciones de los hoteles. Estos robots colaborativos, capaces de responder a preguntas, manejar los registros y ofrecer un servicio de habitación discreto, pueden disminuir la carga del personal humano, permitiéndoles pasar más tiempo con los huéspedes que buscan la interacción personal. Gracias a las nuevas tecnologías, las empresas hoteleras pueden proporcionar a los clientes una mayor personalización, comodidad y control, transformando incluso la forma en que estos interactúan con las marcas, antes y después de su estancia
  3. Gestión de marcas de lujo y experiencia del huésped. Equilibrar el patrimonio con la innovación será vital para las marcas de lujo. Uno de los mayores desafíos al que se enfrentan las marcas de lujo es volverse y seguir siendo relevantes. Bain & Co. predice que los consumidores menores de 35 años representarán más de la mitad del mercado mundial de bienes de lujo personales en 2025. Confiar solo en el patrimonio no es suficiente para que las firmas de lujo atraigan a una clientela cada vez más joven y heterogénea. Aunque la narración sigue siendo crítica, la innovación será esencial para que demuestren su relevancia. En 2019, las marcas de lujo exitosas necesitarán reinventarse inspirándose en los valores y la cultura de las nuevas generaciones.
  4. Sostenibilidad. En respuesta a las demandas de los viajeros responsables, las empresas hoteleras de todo el mundo adoptan un enfoque más integral de la sostenibilidad. La sostenibilidad dentro de la industria ha recorrido un largo camino desde la llegada de las sugerencias en la habitación para reutilizar toallas y ahorrar agua. Los hoteles y otras empresas del sector están adoptando un enfoque más maduro que incorpora prácticas socialmente responsables, así como políticas ambientales y económicas sólidas.
  5. Innovaciones en alimentos y bebidas. Los valores sostenibles, la salud y la búsqueda del placer están forjando nuevas fronteras. Las preocupaciones por la sostenibilidad también están influyendo en la gastronomía. El interés por los alimentos de temporada y por la cocina vegetal sigue creciendo entre los consumidores respetuosos con el medio ambiente y preocupados por la salud, dando como resultado conceptos culinarios de la granja a la mesa, e incluso de la semilla a la mesa.