Aervio es una plataforma de gestión de viajes corporativos que integra un sistema de procesamiento de lenguaje natural. Gracias a este sistema, la empresa es capaz de resolver una petición en apenas tres minutos, agilizando los procesos de búsqueda, cotización, reserva y facturación, lo que genera un ahorro de hasta el 90% del tiempo dedicado a la organización de viajes.

Fundada en 2016, Aervio fue creada por un equipo de expertos en tecnología, negocios y viajes que trabajan juntos para encontrar soluciones de administración inteligente para los viajes de negocios.

Aervio persigue no sólo cerrar estas brechas y construir un servicio confiable, sino llevar los servicios de gestión de viajes al próximo nivel.

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a su CEO, Santiago Montero.

—¿Cuáles han sido los resultados de Aervio en el pasado ejercicio?

—Hemos llegado a nuestros objetivos y hemos gestionado inventario por un valor de cerca de cuatro millones de euros en 2018. Ahora nuestro objetivo es seguir triplicando nuestra facturación año a año, algo que ya estamos consiguiendo.

—¿Qué tipo de empresas utiliza la plataforma de Aervio?

—Nos dirigimos a un tipo de empresas al que claramente le ofrecemos valor. Hablamos de empresa con múltiples viajes diarios que organizar y que necesitan un sistema multitarea y que gastan entre 200.000 y 300.000 euros al año en viajes.

En la parte de integración estamos desarrollando sistemas que nos permitan trabajar con los sistemas de grandes empresas para a mediados de 2019 empezar a dirigirnos a empresas superiores en gasto.

4V5A2028.jpg

—Esto implicará un crecimiento interno importante…

—Absolutamente, pero en nuestro caso, al tener procesos muy automatizados de reserva que ahorran trabajo a los travel managers, necesitamos menos personal que una agencia de viajes tradicional e incluso menos que agencias que ya hayan digitalizado los procesos. Hemos encontrado el nuevo estándar del travel management para empresas, con muchas gestiones al mismo tiempo y de una forma muy eficiente. Así, nuestro crecimiento de personal no será necesariamente proporcional al flujo de negocio que podremos ir absorbiendo.

—¿Cuál es el objetivo de la tecnología de Aervio?

—Toda la tecnología que desarrollamos está destinada a facilitar el trabajo de nuestros travel managers, para que toda la parte de su labor que no aporte valor, quede automatizada y pueda ganar en cercanía y personalización con el cliente. Así, aporta todo el conocimiento que una máquina no puede generar.

—¿Qué peso tiene el equipo humano en comparación con la plataforma tecnológica?

—Por cada agente de viajes tenemos un desarrollador. El 70 por ciento del trabajo lo hacen las máquinas, pero esto llegará a un 90 por ciento en el futuro, con una mayor automatización de los procesos. Hemos liberado de la ejecución de comandos y búsqueda en GDS que tenían que realizar manualmente los travel managers.

—¿Cómo se aplica la inteligencia artificial a esta planificación de los viajes?

—Nos hemos centrado en software cognitivo, una inteligencia artificial más palpable por los travel managers, ayudando a entender mucho antes lo que necesitan los travel managers. El sistema lee las peticiones de los clientes y comienza a organizar un itinerario gracias al histórico del cliente, modelando así la optimización de los resultados. Más que machine learning es aprendizaje del cliente.

—¿Qué peso tiene el GDS en el trabajo con los proveedores de viajes?

—Trabajamos con varios GDS. Principalmente con Travelport porque comenzamos con ellos y tenemos una relación muy estrecha, pero al final para las agencias de viaje es positivo trabajar en un entorno multi-GDS. También estamos conectados a los distribuidores de low cost e integración con servicios de trenes, que en Europa es un recurso muy habitual para los viajeros de negocios.

—¿Habéis considerado la integración de oferta de alojamiento alternativo? ¿Es algo que os piden los clientes?

—Lo hemos contemplado. Hubo un boom en el que la gente nos lo pedía, pero se han generado muchas incidencias y cada vez nos lo piden menos. Nos hemos dado cuenta de que las plataformas no están del todo preparadas para el business travel y el viajero de negocios no puede lidiar con problemas inesperados, lo que ha supuesto una vuelta a los hoteles. Además, no hay grandes ahorros en el precio.

—¿Las nuevas tecnologías pueden llegar a ser capaces de sustituir al agente de viajes?

—Yo soy un absoluto defensor del papel del agente de viajes. Es un trabajo apasionante y dinámico, con profesionales muy competitivos y un conocimiento de un mercado muy complejo en la cantidad e idiosincrasia de proveedores. Los agentes son héroes. Tienen un conocimiento global que las máquinas no podrán alcanzar en varias décadas todavía.