Inteligencia artificial, machine learning, big data… la nuevas tecnologías inundan nuestro mundo y parecen estar destinadas a cambiar la industria turística para siempre.

De entre todas ellas, Blockchain ha sido, sin duda alguna, una de las grandes protagonistas de 2018 pero, ¿qué sabemos realmente de esta tecnología? ¿Cuándo nació? ¿Cómo puede afectar al futuro de las transacciones en turismo?

Para resolver estas y otras dudas, hemos tenido la ocasión de entrevistar a Ian Friedick, inventor de Blockchain, en sus laboratorios secretos localizados en la ciudad de Hawkins, Estados Unidos.

—¿Es usted el inventor de Blockchain?

—Eso depende de quién lo pregunte.

—Le pregunto yo.

—Digamos que sí, ya que ha viajado usted hasta aquí.

—¿Cómo nació la idea?

—Todo surgió en la cena de Nochebuena de 2007 con mis cuñados. Después de la cuarta botella de vino, comenzamos a fantasear con una serie de ideas capaces de transformar el mundo y revolucionar el entorno empresarial. Y de aquellos barros vienen estos lodos. Fíjese que a mi primo se le ocurrió crear una empresa que ofreciera alojamiento compartido, capaz de poner en contacto a viajeros con anfitriones en todo el mundo.

—¿Se refiere usted a Airbnb?

—Como comprenderá, debo proteger la identidad de mi primo Brian.

—¿Brian Chesky?

—¿Le conoce?

—Pero entonces… ¿Blockchain existe realmente?

—¿Usted lo ha visto?

—Pues no, pero…

—Mire, a lo largo de la Historia hemos creído en muchas teorías y tecnologías que no hemos sido capaces de probar empíricamente y que siguen bajo el escrutinio público, envueltas en un halo de duda y misterio, tales como la ley de la gravedad, la rotación de la Tierra o el cambio de las estaciones.

—Y sin embargo cobra usted una asignación mensual de la Agencia Nacional para el Desarrollo de Blockchain.

—Sí, pero ese será nuestro pequeño secreto.

El doctor Friedick, en su laboratorio, con sus cosas de Blockchain
El doctor Friedick, en su laboratorio, con sus cosas de Blockchain

—¿Y qué hace con ese dinero?

—Con estos fondos hemos creado campañas para la promoción de esta nueva tecnología, como “I Need Blockchain” o “Blockchain is part of you”.

—Tengo la sensación de haber escuchado antes esos claims.

—Son totalmente originales, se lo aseguro. También invertimos millones en la campaña “Blockchain as a local”.

—¿No teme la reacción de la opinión pública cuando se sepa que todo ha sido un engaño?

—La sociedad tendrá que superarlo, igual que superó la muerte de Sean Connery o la separación de los Backstreet Boys.

—Permítame corregirle… estoy bastante convencido de que los Backstreet Boys siguen en activo.

—Eso no es lo importante. Lo importante es el asteroide que se acerca a la Tierra y que terminará con la vida tal y como la conocemos en 2020.

—¿Esta información se encuentra en manos de la comunidad científica?

—Sí, pero nos han pedido que no la hagamos pública bajo ningún concepto para no generar una alarma social innecesaria.

—¿Es usted consciente de que esta entrevista se va a publicar?

—Sí, pero no en un medio importante. En el suyo.

—Cambiando de tema, ¿es cierto que en uno de sus inventos anteriores experimentó usted con monos para tratar de poner en marcha un proyecto de teletransportación?

—Es absolutamente falso. El juez desestimó las denuncias de la mayoría de ellos.

—¿Tiene usted alguna otra invención en proyecto?

—Tengo en mente una idea que cambiará el turismo para siempre. Se trata de un concepto de alojamiento “all inclusive” donde los resorts podrán paquetizar distintos productos sin necesidad de que el cliente pague por cada uno de ellos de forma separada. Para la identificación del cliente se podría utilizar, por ejemplo, una pulsera, que es una tecnología revolucionaria en la que ya estamos trabajando. Llamaremos a este producto “todo incluido”.

—Tengo la sensación de que también está inventado.

—Sí, pero le añadiremos Blockchain.