El peso del Producto Interior Bruto (PIB) asociado al turismo, medido a través de la demanda final turística, alcanzó los 137.020 millones de euros en el año 2017. Esta cifra supuso el 11,7% del PIB, cuatro décimas más que en 2016.

Son datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística, que asegura que desde 2010 el peso del turismo en el PIB ha crecido 1,5 puntos, al pasar del 10,2% al 11,7%.

Por su parte, la ocupación en las ramas económicas características del turismo alcanzó los 2,60 millones de puestos de trabajo. Ello supuso el 12,8% del empleo total de la economía, una décima menos que en 2017.

El peso del empleo vinculado al turismo ha crecido 1,2 puntos desde 2010, al pasar del 11,6% al 12,8% de la ocupación total de la economía.

La componente de mayor peso en la demanda final turística en 2017 fue el consumo turístico receptor, con el 50,0% del total. Este agregado ha sido el que más ha crecido en los últimos años dentro de la composición de la demanda final turística.

La demanda final asociada al turismo aumentó un 5,6% en 2017. Desde 2010 la evolución en términos reales de la economía turística ha sido mejor que la del conjunto de la economía.