Madrid Central ya está en marcha y el balance de los dos primeros días es muy positivo. Los datos de tráfico y de funcionamiento de la EMT indican una mayor fluidez en la ciudad y una reducción importante de los viajes en vehículo privado dentro de la zona de bajas emisiones, así como un mayor uso del transporte público.

Se ha notado principalmente en el interior de la propia área y también en el perímetro, donde apenas se han registrado retenciones. Igualmente en M-30 se ha notado mayor fluidez.

En el interior de Madrid Central, este sábado por la mañana, la reducción del vehículo privado más importante es la de la Gran Vía, con casi un 47% menos de tráfico que en el mismo día equiparable de 2017. También se ha notado en la calle San Bernardo (-3,4%) o Toledo (-9,2%). Una mayor fluidez en las vías del perímetro ha permitido también el paso de mayor intensidad (+3,4%). Calle 30 ha registrado un aumento de intensidad del 6,8% asumiendo así tráfico que anteriormente utilizaba el centro como zona de paso.



La mejoría de las condiciones del tráfico, se notó en una mejora de los tiempos de viaje y de la velocidad de recorrido de las líneas de EMT, especialmente en líneas pasantes por Madrid Central y del perímetro.

En el primer día de Madrid Central, este pasado viernes, se observó un aumento de usuarios como resultado de la aplicación de las restricciones de 17.069 viajeros, lo que supone un incremento del 1,12%, en línea con las previsiones iniciales. Para hacer frente a este incremento se reforzaron puntualmente en la tarde del viernes 5 líneas de EMT, además del dispositivo especial en funcionamiento durante todo el periodo navideño.

El aumento de viajeros en el conjunto de la red de EMT, en comparación con el mismo día equiparable de 2017 es superior, de un 4,97%. Para calcular el impacto de Madrid Central es necesario descontar el efecto del incremento medio de viajeros en días sin lluvia que ya se observaba en la EMT respecto a años anteriores antes de la implantación de Madrid Central, así como otros factores

Así el balance de los dos primeros días de Madrid Central está siendo muy positivo para el Ayuntamiento de Madrid. Aunque aún es pronto para realizar una evaluación completa, los primeros datos están siendo acordes e incluso mejoran las previsiones realizadas por el personal técnico municipal. Se ha optado por acceder al Centro haciendo un mayor uso del transporte público.

Zona de bajas emisiones

Madrid Central es una zona de bajas emisiones de 472 hectáreas, en la que está limitado el tráfico de los vehículos, excepto residentes, transporte público, personas con movilidad reducida, y los de determinados colectivos necesarios para la vida del distrito y los menos contaminantes, según los distintivos ambientales de la DGT.

Madrid Central está delimitada por la circunvalación de rondas, bulevares y el eje Prado-Recoletos. En concreto, el perímetro lo forman las calles Alberto Aguilera, glorieta de Ruiz Jiménez, Carranza, Sagasta, glorieta de Bilbao, Génova, plaza de Colón, Paseo de Recoletos, plaza de Cibeles, Paseo del Prado, plaza de Cánovas del Castillo, glorieta de Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, glorieta de Embajadores, Ronda de Toledo, glorieta de la Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Mayor, Bailén, plaza de España, Princesa y Serrano Jover.