Aunque Blockchain ha sido promocionada como la respuesta a todos los problemas tecnológicos en el futuro, un estudio sobre 43 soluciones avanzadas en el sector del desarrollo internacional de blockchain no ha encontrado ni una sola prueba de éxito.

Tres profesionales, entre ellos el ex entusiasta de blockchain John Burg, miembro de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), examinaron casos de aplicación de blockchain por parte de ONGs, contratistas o agencias. Pero no obtuvieron absolutamente ninguna prueba de éxito.



“Encontramos una proliferación de comunicados de prensa, whitepapers y artículos escritos con un tono persuasivo”, afirmaron los autores del estudio. “Sin embargo, no encontramos documentación o evidencia de los resultados que se pretendía que blockchain había logrado en estas afirmaciones. Tampoco encontramos lecciones aprendidas o ideas prácticas, como las que están disponibles para otras tecnologías en desarrollo”.

Los vendedores de blockchain están deseosos de demostrar los méritos de esta nueva tecnología, pero cuando los tres autores del informe pidieron pruebas de éxito, todo quedó en silencio.

“No nos fue mejor cuando nos pusimos en contacto directamente con varias empresas de blockchain, por correo electrónico, por teléfono y en persona. Ninguno estaba dispuesto a compartir datos sobre los resultados del programa, los procesos REAL (monitoreo, evaluación, investigación y aprendizaje) o la gestión adaptativa para una posible ampliación. A pesar de todo el bombo sobre cómo blockchain traerá transparencia sin precedentes a los procesos y operaciones en entornos de baja confianza, la propia industria es opaca”.

Burg fue de hecho un entusiasta defensor de esta tecnología hasta hace poco. Pero en opinión del estudio, debajo de esta idea no hay otra cosa que una base de datos con problemas de rendimiento y escalabilidad. Según los autores, cualquier acción realizada en blockchain puede ser replicada en una  base de dato, o simplemente publicando datos contractuales o transaccionales recopilados de otra forma.

Su adopción por parte de defensores no técnicos se basa en la fe, y las afirmaciones de los vendedores y consultores se tomas al pie de la letra, opinan los autores del informe.

“Como con cada burbuja, ya sea Tulip Mania o la fiebre del oro en California, la mayoría de los inversores pierden dinero mientras los servicios asociados hacen una fortuna: asesores y los vendedores pueden ganar efectivo con la idea, incluso si no hay oro en el río”.

Sólo el tiempo dirá si blockchain cumple la promesa de convertirse en una tecnología capaz de cambiar para siempre el modo en que gestionamos cualquier transacción.

De momento, este informe es tan sólo una muestra de que ya existen voces escépticas con el rendimiento real de blockchain y que, curiosamente, no han sido capaces de encontrar un sólo caso de éxito de aplicación esta incipiente y, de momento, prometedora tecnología.

Consulta el artíuclo original en The register