Después de protagonizar una verdadera revolución en el alquiler de alojamiento, parece que los fundadores de Airbnb empezaron a preguntarse: “¿Qué será lo siguiente?. Sí, la compañía ha creado una red mundial de más de 5 millones de hogares, castillos y casas en alquiler, y su negocio tiene un valor estimado en 38.000 millones de dólares., pero… ¿en qué más podría convertirse Airbnb?

Es una pregunta que llevó al director de productos y cofundador de Airbnb, Joe Gebbia a crear Samara, una división de futuros de Airbnb, en 2016, destinada a desarrollar nuevos productos y servicios para la empresa.

La respuesta de Gebbia a lo que puede ser Airbnb: constructora y urbanista. Airbnb no sólo quiere ser la empresa que gestione el espacio, sino quien lo diseñe y lo construya.

Samara ha anunciado una nueva iniciativa llamada Backyard, “un esfuerzo para diseñar prototipos de nuevas formas de construir y compartir casas”. La primera oleada de unidades de prueba saldrá a la luz en 2019.

El asunto no deja de tener cierta ironía, toda vez que el propio Airbnb puede ser el responsable de los aumentos de los precios de los bienes inmuebles en muchos destinos del mundo.

Airbnb abrirá 14 complejos de apartamentos para 2020

Los espacios serán diseñados para ser compartidos, desde cero. Serán alquileres de Airbnb óptimos para cualquiera que esté interesado en alojar, o tal vez incluso invertir en el negocio de estos nuevos alojamientos.

En cuanto al plan de negocio, Gebbia quiere que Backyard sea tan grande como el propio Airbnb. “Airbnb no tenía previsiones a cinco o diez años el día que comenzó su actividad, sólo nos centramos en construir algo que pensábamos que podría ayudar a resolver un problema, al mismo tiempo que acercaba a la gente”, dice Gebbia. “Queremos optimizar el potencial de Backyard. Estamos interesados en explorar cuidadosamente esta oportunidad y hacer algo transformador, similar a como lo hizo Airbnb cuando empezó”.

Información original en FastCompany