La Costa del Sol es uno de los destinos más importantes de España, no solo en temporada alta, sino también a lo largo del año, como demuestran los datos de Expedia Group. Según cifras oficiales de Turismo Costa del Sol, este destino alcanzó la cifra récord de 12,4 millones de visitantes en 2017, lo que se tradujo en un impacto económico de 13,8 millones de euros.

Durante el verano de 2018, la demanda fue similar a la del pasado año; de hecho, entre junio y agosto de 2018, 1,8 millones de viajeros visitaron la región y, aunque el número de visitantes internacionales bajó un 2,3%, aumentó el número de turistas nacionales en un 7,1%.



Turismo Costa del Sol ha analizado los datos más recientes y su director, Arturo Bernal, apunta que “las estadísticas muestran que contamos con un mercado leal porque nuestra propuesta de valor se ajusta a las motivaciones de los viajeros y, además, ofrece, a través de empresarios locales, una amplia variedad de servicios de alta calidad que mejoran cada año.

Los datos de Expedia Group nos ayudan a evaluar mejor las campañas promocionales en mercados internacionales y a perfilar las tendencias de los viajeros que nos visitan desde otros países. Las cifras revelan que la Costa del Sol sigue atrayendo cada vez más viajeros internacionales, aunque nos enfrentamos a competidores muy fuertes de otros destinos mediterráneos, en un contexto económico complejo en mercados emisores clave para nosotros”.

Bernal añade que “estos datos positivos son el resultado del Plan de Acción 2011 para la promoción turística en la región y para fomentar el crecimiento económico a través del desarrollo de proyectos público-privados basados en experiencias segmentadas y alineadas con las necesidades de las nuevas generaciones, nativos digitales y viajeros cosmopolitas, en consonancia con la estrategia que hemos puesto en marcha en 2011”.

“Andalucía y Costa del Sol son generadores de demanda muy relevantes para España. La Costa del Sol es uno de los destinos españoles más reconocidos y apreciados, gracias a su combinación perfecta de lo mejor de la experiencia de sol y playa del país, con una propuesta de valor cultural, culinaria y de ocio diversa, que atrae cada año a más viajeros y consigue un alto índice de fidelización para la industria turística local”, señala Carrie Davidson, directora de Gestión de Mercado para España y Portugal de Expedia Group.

Meliá venderá paquetes dinámicos en Estados Unidos con la tecnología de Expedia

A partir de estos datos, Expedia Group ha analizado las cifras del mercado de la Costa del Sol más recientes, correspondientes al verano de 2018, en comparación con el mismo período del pasado año, y ha llegado a las siguientes conclusiones.

Análisis de mercado global

La Costa del Sol fue uno de los destinos más visitados de España durante el pasado verano (julio, agosto y septiembre); de hecho, fue el cuarto destino más visitado en España durante este período, tras Barcelona, Mallorca y Madrid.

En comparación con el verano de 2017, se ha registrado un ligero incremento de las tarifas medias por noche (ADR), lo que demuestra que el destino ha resistido la vuelta al mercado de sus principales destinos competidores mediterráneos.

Las estancias medias durante este período fueron de cuatro días de duración.

Los viajeros buscaron y planificaron sus viajes a la Costa del Sol con al menos 55 días de antelación, un periodo de planificación mayor que para otros destinos españoles y una ventana de oportunidad que los hoteleros pueden aprovechar para ofrecer descuentos o precios especiales a los viajeros.

Los cinco principales mercados emisores hacia la Costa del Sol son Reino Unido (que representa la cuarta parte del mercado de este destino), España, Estados Unidos (que supone el 15% de la demanda a la Costa del Sol y se ha incrementado en un 65% respecto al pasado año) y Suecia (que supone el 10% de la demanda).

Además del interés en promocionar la Costa del Sol en mercados clave por volumen de demanda, también es interesante poner el foco en mercados en crecimiento, como Francia, Alemania y Canadá, cuya demanda se ha incrementado entre un 10% y un 15% entre los veranos de 2017 y 2018, para estancias entre 3 y 5 días en la región; y es que, cuanto más larga es la estancia, mayor tiende a ser el gasto en el destino.

Demanda de paquetes dinámicos

Las tarifas medias por noche (ADR) asociadas a los paquetes (cualquier combinación de hotel, vuelo, coche de alquiler y otros servicios) fue, en verano de 2018, un 5% mayor que en 2017, lo que demuestra que la temporada de verano en la región se mantiene fuerte y que los viajeros ven en los paquetes una alternativa muy conveniente para organizar sus vacaciones.

Las estancias medias asociadas a los paquetes fueron más largas que en las reservas que solo incluían alojamiento: de casi seis días para la temporada de verano de 2018. Esto supone que, gracias a los paquetes, los hoteleros tienen una excelente oportunidad para consolidar estancias más largas e incrementar los ingresos en destino y ser más competitivos respecto a otros destinos similares de la costa mediterránea.

Reino Unido, España, Estados Unidos y Francia fueron los mercados que más demandaron paquetes durante el verano de 2018. De hecho, la cuarta parte de la demanda de paquetes provino del mercado británico. La demanda de paquetes por parte de los viajeros españoles y estadounidenses creció significativamente en 2018, con incrementos de tres dígitos respecto al verano del pasado año.

#Phocuswright2018: Expedia señala a Airbnb y Booking como sus rivales en alquiler vacacional

La antelación con la que los viajeros planearon su viaje con un paquete fue de 60 días, un margen de tiempo que crea oportunidades para promocionar ofertas que incluyan visitas y estancias que combinen diversas localidades de la Costa del Sol y otros destinos andaluces, un esfuerzo de promoción que Turismo Costa del Sol ya está llevando a cabo a través de diversas campañas.

Demanda móvil

La mayor parte de la demanda a través de dispositivos móviles hacia destinos de la Costa del Sol provino de los viajeros británicos (30% del total), seguida del turismo doméstico (casi 15%) y de los suecos (casi 10%).

Cuando emplean sus dispositivos móviles, los viajeros planifican sus viajes a la Costa del Sol con 45 días de antelación, para viajes de estancias cortas, de tres días de media.

Estas cifras representan una oportunidad para los hoteleros de la Costa del Sol, para sacar partido del canal móvil, especialmente entre los viajeros británicos; y para refinar la oferta dirigida a otros mercados estratégicos a través de este canal, como el turismo doméstico, estadounidense y canadiense, además de los viajeros escandinavos y centroeuropeos, en los que hay aún margen para crecer y para consolidar la demanda móvil.